Sarid significado bíblico

sarid

Definición. El significado bíblico de Sarid, es una villa que se le adjudicó a la tribu de Zabulón. Se dice que esto se realizó por suertes conforme a cada familia para que obtuvieran la heredad procedente de las bendiciones del Señor.

La mayoría de registros que se tienen respecto a Sarid, se nos figuran en el libro de Josué. En cuanto a su ubicación, es posible que estuviera cerca del valle de Jezreel, pero hasta la fecha no se conoce una locación del todo exacta.

En cuanto al origen del término, nos viene dado del hebreo Ðârîd que en español quiere decir sobreviviente, aquel que permanece o mano de un príncipe.

En todos los casos, se hace referencia a un estado de persistencia que es posible que los que vivieron en esa locación tuvieran.

Sarid y las tierras de la tribu de Zabulón

Ahora bien, Zabulón fue un personaje bastante relevante dentro de los escritos sagrados. De hecho, fue el que le dio su nombre a una de las tribus de Israel.

En donde, se destacaron diversos guerreros valientes que jugaron un papel valioso en las batallas a las que se les designaba. También, se les registró dentro del censo que se realizó en el desierto.

Así pues, Sarid aparece en la distribución de los territorios que se llevó a cabo junto con otros varones importantes en la Biblia.

Entre ellos, estaban Simeón, Isacar, Aser, Neftalí y Dan. Ese día, todos recibieron sus heredades por medio de un sorteo que se ejecutó. En este sentido, la suerte era fundamental para determinar el destino de esos hombres.

La primera le tocó a Simeón, así como a su tribu y sus familias, y contaron con Beerseba, Seba y Molada entre sus tierras. Sin omitir, a otras trece ciudades que también venían con sus aldeas y en las que dejaron su legado y repoblaron por medio de su descendencia.

La suerte de los de Zabulón con los terrenos de Sarid

Después de la repartición a los hijos de Simeón, en donde se les dio parte de la heredad de los de Judá porque era muy extensa para ellos, les tocó el turno a los de Zabulón. De tal modo, estuvieron en tercer lugar y su territorio se prolongó hasta Sarid.

Asimismo, su límite se dirigía hacia el mar a Marala y se encontraba con Dabeset. Es por eso, que contaron también con la suerte de tener un arroyo cerca. Luego, desde Sarid se nos dice que la heredad iba hacia Quislot-tabor, subiendo a Jafaía.

Subir