Sangre significado bíblico

sangre

Definición. El significado bíblico de sangre no solo hace referencia al líquido vital que corre dentro de nuestro cuerpo, sino que también a la vida y expiación. La sangre es un líquido sólido que circula por todo un organismo, conteniendo plasma, agua, proteínas, glóbulos rojos, glóbulos blancos y sal. Asimismo, dentro del contexto bíblico va más allá de ser un líquido vital, si no que se utiliza más que todo de manera simbólica.

Este hecho se ve expuesto desde el Antiguo testamento y cobró más sentido después de la muerte de Cristo. El significado bíblico de sangre hace alusión al sacrificio y expiación. En los libros se dice que sí no se derramaba sangre, no se podrían redimir los pecados cometidos. En el Antiguo Testamento, se emplea como un tema de sacrificio, viéndose de forma común dentro de los santuarios.

Durante esos tiempos, la sangre se considera como sinónimo de vida, por ello, los israelitas tenían prohibido ingerir la sangre de cualquier animal. Debido a que cada criatura era fuente de Dios, sí se comía o malgastaba la sangre de algún ente, es motivo de venganza divina. Con esta idea, cualquier tipo de asesinato se penaba en el antiguo Israel.

¿Qué representa la sangre dentro del evangelio?

En el contexto bíblico siempre se creyó que sí había pérdida de esta, era la falta de vitalidad y que sí no era pasada por un altar, los llevaría a la muerte. Se piensa que la sangre y la carne, al unirse, dan vida, pero sí se separan, solo queda la muerte. Sí una muerte es injustificada, se debía pedir perdón al Creador, ya que la existencia de uno de sus hijos se había malgastado. Sin siquiera ser aprovechada para honrar el sacrificio.

Esta definición cambia muy poco dentro del Nuevo Testamento, pero sí toma un mayor simbolismo. Una de las creencias de cuando Cristo muere, es que su sangre es sagrada. Mediante la misma, que ha servido como sacrificio, todos los pecados de la humanidad se han limpiado, permitiendo la entrada al reino de Dios.

El significado bíblico de la sangre dentro de los Evangelios expone que era la única esperanza que conserva la humanidad. Al ser el tema principal de estas santas escrituras, es una cuestión repetitiva y concisa. En algunos libros de la Biblia, la que derramó Jesús se llamó haima, gracias a un vocablo griego.

Subir