Redoma significado bíblico

redoma

Definición. El significado bíblico de redoma, corresponde a una vasija pequeña. Puede ser fabricada en diferentes materiales. Muy útil para almacenar líquidos. Esta se usaba en la antigüedad.

Descripción de la redoma

La expresión hace referencia a una vasija. Pueden elaborarse con barro, arcilla y cerámica. Estas son consideradas piezas artesanales. Pero también se confeccionan en vidrio. Su base tiende a ser ancha. Mientras que la boca es estrecha.

Además, posee un asa que sirve de agarre, así se puede manipular con facilidad. Pero hay otras, que no tienen un asa y son como una limeta. Especialistas en el arte de la elaboración de la redoma, señalan que en la alfarería medieval, ese recipiente se caracteriza por ser de cuello alto y estrecho.

Se emplea para depositar líquidos como el agua, el aceite o el bálsamo. Por otra parte, recibe otros nombres por los cuales también se le conoce. Entre ellos, frasco, botellón o receptáculo.

Los de vidrios por lo general se emplean en los laboratorios y sirven para la destilación y calentar objetos. En épocas pasadas era un recipiente de muy utilizado y práctico. En la actualidad algunas personas aún lo emplean para rociar las plantas o como adornos en sus hogares.

¿Qué dice la Biblia sobre la redoma?

En las escrituras se menciona el sinónimo del término. En varios pasajes se habla de la vasija que es la misma redoma. Jeremías la empleó para en sentido figurado. Al destacar que la arcilla o el barro cuando está en las manos del alfarero, él forma la vasija como le parece. Esto resalta la importancia del ser humano dejarse moldear por Jehová, el gran alfarero.

En otro pasaje también se dice que el Reino de Dios, quebrará el cetro de las naciones, tal como se quiebra una vasija de barro. Lo cual da a entender que Jehová destruirá a los gobernantes humanos asestando un golpe.

Además, con ella se ilustra la condición de un salmista, decía sentirse igual a una redoma rota. Por otro lado, se cita con la utilidad de un implemento para depositar alimentos. Como el caso, cuando David huía de su hijo Absalón, le llevaron esos recipientes y granos.

Asimismo, hay relatos donde hace referencia a estos objetos para depositar agua. De allí que se narre que en la época del profeta Jeremías hubo una sequía producto de la desobediencia. En las cisternas no había agua, por lo que muchos regresaron con sus vasijas vacías.

Subir