Sanar, sanidad significado bíblico

sanar enfermos

Definición. El significado bíblico de sanar, sanidad hace referencia al proceso de restituir la salud perdida de una persona. El nombre hebreo conocido como sanar es 'Shalom' que significa que alguien está saludable de cuerpo y mente. Este término se usa en plural en 1 Corintios 12:9 para referirse a los 'dones de sanidad' por mandato de Dios en la Iglesia.

En la Biblia existe una interrelación entre paz y salud. Esto se debe a que se ilustra con el término Shalom, que incluye estos y otros aspectos. El hombre que vive en buena amistad con Dios, con su prójimo y consigo mismo puede esperar a que su vida sea larga. Por ello es que existe una relación natural entre la salud humana y la obediencia a la ley de Dios.

En el Jardín del Edén, las personas no solo estaban libres de enfermedades, sino que también disfrutaban de la felicidad de la comunión con Dios. Sin embargo, debido al pecado se da la muerte y enfermedad. Por tanto, las afecciones son obra de Satanás, así que su sanidad es la liberación de ese poder.

Jehová puede herir y sanar

En los pasajes bíblicos se aprecia que Dios posee un tiempo para herir y otro en sanar. Sin embargo, es capaz de restablecer a las personas arrepentidas. En Jeremías 33:6 dice que ‘Los curaré y les mostraré de forma abundante la paz y la verdad’.

El método de curación de Jesucristo fortalece las rodillas temblorosas, abre los ojos de los ciegos y restaura el oído de los sordos. Sin embargo, también puede herir a quienes le traicionan, como con el rey traidor de Judá, que lo hizo padecer de una grave enfermedad intestinal. Asimismo, cuando Moisés se dio cuenta de que fue Jehová quien causó que María sufriera de lepra.

En cuanto a la sanidad

Este se conoce como 'el don de sanidad', dado por el Espíritu Santo a ciertos individuos en la iglesia para el beneficio de la congregación. Hay mucho debate sobre si estos dones aún persisten en el sacerdocio. Sin embargo, se reconoce en los Evangelios que fueron los médicos de la época los que realizaron la curación natural.

Es importante que el sanador tenga plena confianza en Jehová para lograr curar por el poder de Dios. Es así como una curación milagrosa será una 'señal' del apoyo divino. Sin embargo, no es necesario que el que sufre tenga fe.

Subir