Naamán significado bíblico

naaman

Definición. El significado bíblico de Naamán es sé agradable. Los hombres que son identificadas en la Biblia con ese nombre, fueron personas destacadas en su tiempo. Cada uno hizo algo relevante como para quedar registrado en las santas escrituras.

¿Cuántos se llamaron Naamán en la Biblia?

En realidad hay dos individuos. Uno de ellos era, un nieto de Benjamín por medio de su primogénito Belá. De él salió una gran familia denominada los naamitas. Según la costumbre de esa época, los hijos mayores, eran quienes se hacían cabeza de casa y sobresalían sobre sus hermanos. En cambio, Naamán, a pesar el quinto por orden de nacimiento, ocupó un lugar importante en su familia.

El segundo fue el jefe del ejército sirio para el siglo X a. E.C. a él lo conocían por ser valiente, poderoso, grande y los demás le tenían estima. Incluso Jehová lo había usado para que la nación lograra la salvación. En las escrituras no se da mayores detalles sobre por qué o cómo Dios utilizó al individuo para salvar a su nación.

¿Qué enfermedad tenía Naamán y que hizo al respecto?

A este hombre le dio lepra, ese achaque desfiguraba a quien la padecían. Aunque los sirios no tenían reglas tan estrictas, como los israelitas, sobre estos enfermos, Naamán quería ser sanado. Una niña esclava de la su casa, era originaria del pueblo de Israel, le informó a la esposa de su amo que alguien los podía ayudar.

Ella le habló sobre un profeta que estaba en Samaria, que tenía la capacidad de curarlo. Cuando Naamán se enteró de esto, partió en busca de Eliseo junto a una carta de presentación de su rey. Ahora bien, el monarca israelita lo recibió con frialdad y lo envió con el hombre del Dios verdadero. Este tampoco lo atendió en persona, sino por medio de su siervo.

Aunque Naamán obtuvo las instrucciones para sanar sus heridas, esto lastimó su orgullo. Él pensaba que debían recibirlo con elogios y tener resultados inmediatos. Así que se marchó enojado. Sin embargo, sus sirvientes lo hicieron razonar y acudir al río a bañarse. Él quedó limpio de forma milagrosa.

Lo sucedido hizo que este guerrero se convenciera de que Jehová es Dios verdadero. Por eso, pidió un poco de tierra de Israel para ofrecer sacrificios y prometió que no adoraría a otras deidades. Como estaba lleno de alegría, le envió un regalo valioso al profeta. Eliseo no lo aceptó porque sabía que él no se merecía la gloria.

Subir