Legado significado bíblico

manos papa nino

Definición. El significado bíblico de legado es una atribución que se hereda por los padres. También se percibe como un título que recibía un gobernador de algún territorio menor o pequeño. El término proviene del latín 'legatus' y su origen se relaciona de manera directa con la época del imperio romano debido a su etimología romance.

¿Dónde aparece el término legado en la Biblia?

En traducciones y versiones recientes de la palabra de Dios, este vocablo casi no está presente, pues, su contexto mejoró su concepto. Sin embargo, en algunos libros podemos encontrar este término bajo distintos significados. Por ejemplo, en Isaías 14:32 se registra: '¿Qué responderán, entonces, a los legados de esa nación?'. Aquí se refiere el término a un sentido más de embajador o de gobernanza.

En Lucas 2:2 aparece el único legado que solo se debía a las órdenes de su emperador, se trata de Quirino de Siria. Este se presenta en el pasaje como 'el legado que hizo el primer censo'. No hay más registros relacionados con el tipo de figura o mandatarios similares.

Por otra parte, en Jeremías 16:19 se menciona: '… Nuestros padres recibieron en legado sólo mentira, vanidad y falta de poder'. En este pasaje toma un sentido más relacionado con la herencia y atribuciones recibidas por el linaje o la ascendencia. Ambas acepciones son muy distantes la una de la otra y también aparecen poco durante el relato bíblico.

¿Qué representa el legado para los cristianos?

Los creyentes de la palabra de Dios deben tener en cuenta este vocablo tanto de manera personal y en colectivo. De hecho, la misma Biblia se considera como el legado de los profetas y del propio Jesús para predicar su evangelio e ideales. La preservación de las sagradas escrituras es vital, pues, impulsa a mantener los valores positivos e incluso el temor de Dios.

A nivel individual es importante dejar un buen legado para nuestra descendencia y afines. Solo podremos alcanzar a otorgar una grata herencia si cumplimos con los preceptos exigidos por la ley del Señor. Además, todo lo que nos da el Creador debemos considerarlo como un legado fundamental para su alabanza y edificación de su iglesia.

Lo que se nos presenta en los libros sagrados debemos considerarlo bajo esta expresión. El ejemplo más notorio para acuñar este vocablo es la palabra de Dios, pues, es la demostración de transferencia de fe a generaciones futuras.

Subir