Mesías significado bíblico

mesias cristo salvador

Definición. El significado bíblico de Mesías se refiere al salvador que Dios enviaría a la tierra a lavar nuestros pecados. Es el elegido, que llegó para rescatar al pueblo del Señor a través de la redención. Lo consideramos un ser de luz, ungido por el Espíritu Santo, lleno de amor y misericordia.

Nuestro rey, que con su venida nos obsequió una nueva oportunidad, es Jesucristo. Su arribo a este mundo, estuvo lleno de una serie de acontecimientos, estos los vemos plasmados en el Nuevo Testamento.

Por ese motivo, la Biblia nos muestra que la llegada del Mesías marcó un antes y un después en la historia. Pues, él vino al mundo a salvarnos, entregarnos sus enseñanzas y sabiduría.

Anuncio de la llegada del Mesías

Desde el libro del Génesis, observamos que son muchos los mensajes mesiánicos que nos revelaron. Por tal razón, los creyentes, confiaban en que Dios, enviaría al salvador. Entonces, nos describían la manera de reconocerlo al momento de su llegada.

El redentor de la humanidad, vino con una difícil misión, ya que tenía que morir en la cruz, por todos nosotros. No obstante, sabemos que su destino estaba escrito y debía cumplir con el mandato de Dios. Entonces, Cristo salvó a la humanidad con sus acciones y su legado.

Para su nacimiento, el ángel Gabriel trajo la noticia divina a María, quien acepto sin dudar llevar en su vientre al Mesías, hijo del Creador. Vemos en la Biblia, que su natividad ocasiono un revuelo en el reino. Al punto de mandar a matar a todos los recién nacidos de la época.

Pero, María y José, llenos de fe, cuidaron de él, para que cumpliera su misión en este mundo terrenal. En las escrituras, vemos que Jesús hizo diferentes milagros inexplicables, mostrando quien era en realidad. Esto ocasiono que miles de personas lo siguieran, pero también gano algunos enemigos.

Misión del Mesías en la tierra

Juan el Bautista y sus seguidores, anhelaban con ansias la llegada de El Salvador a este mundo. Como profeta, sembraba un sentimiento de fe y esperanza en la gente. Sabemos que Jesús de Nazaret tenía que morir por nosotros, con el fin de lavar nuestros pecados, por esa circunstancia, el demonio trató de tentarlo para abandonar su tarea.

El Mesías cumplió la misión encomendada por Dios, murió en la cruz, maltratado y humillado. Mostrándonos el mal que había invadido a la humanidad, dejándonos un mensaje de fe y esperanza. Siendo esta la más grande demostración de amor que Dios ha tenido por nosotros, sus hijos.

Subir