Filipos significado bíblico

filipos

Definición. El significado bíblico de Filipos proviene de Filipo II de Macedonia, quien fue el padre de Alejandro Magno. Antes esta ciudad se llamaba Crenides (Krenides), pero alrededor del siglo IV a. E.C. se cambió su nombre por su colonizador.

¿Por qué se conquistó Filipos?

Porque era una región muy prominente. Esto fue por las minas de oro, de la cual pudieron hacer monedas con el nombre de Filipo. En el año 168 a. E.C. el diplomático romano Lucio Emilio Paulo venció a Perseo, el último emperador macedonio, y usurpó Filipo y sus entornos. Ya en 146 a. E.C. toda Macedonia fue formada una sola jurisdicción romana. La ofensiva en la que Octavio y Marco Antonio vencieron a las tropas de Bruto y Cayo Casio Longino, homicidas de Julio César, se luchó en la llanura de Filipo el año 42 a. E.C.

De próximo, como recordatorio de su gran triunfo, Octavio hizo de Filipo una 'colonia' romana. Años después, cuando se nombró a Octavio César Augusto por el congreso romano, llamó a esta ciudad Colonia Augusta Julia Philippensis. Su nombramiento como colonia romana salvó al pueblo de impuestos y le atribuyó otras ventajas, dándoles quizás una segunda nacionalidad romana.

En consecuencia, los habitantes poseían una adhesión y simpatía más afanosa a Roma del que hubieran poseído de otro modo. Asimismo, discernirían muy bien los cristianos de Filipo el siguiente consejo de Pablo a 'comportarse como ciudadanos'. Esto debía ser de una forma decorosa de las buenas noticias sobre Cristo, y su recordatorio de que 'su ciudadanía está en los cielos'. Esto fue porque la nacionalidad romana terrenal era algo muy estimado en Filipo, y se glorificaban por ello.

La Llegada del apóstol Pablo

Filipo tuvo el honor de ser la primera ciudad de Europa que oyó a Pablo hablar de las buenas noticias de la Biblia. Esto fue cerca del año 50 E.C., por medio de su segunda expedición misional. Sin embargo, Pablo creó una buena iglesia en Filipo, donde siempre recibió mucho cariño.

Los filipenses anhelaron estar con él y satisficieron sus necesidades, aun estando en otros lugares, demostrando el amor que le tenían. Pablo retornó a visitar Filipo durante su tercera expedición misional, y quizás lo volvió a hacer una vez más luego de ser liberado de su primera etapa de estar encarcelado en Roma.

Subir