Fiador significado bíblico

fiador

Definición. El significado bíblico de  fiador es toda aquella persona o cosa que sirva como garantía. En tiempos antiguos, esta era una práctica muy utilizada por los israelitas. En ocasiones usaban una prenda valiosa, como señal de que honrarían su compromiso.

¿Quiénes podían ser un fiador?

Cuando un individuo se encontraba en apuros económicos, muchas veces tenía que buscar a unos de sus hermanos para que cumpliera este papel. Así, él asumiría las obligaciones del deudor con su acreedor. El acuerdo se llevaba a cabo enfrente de unos testigos, para darle un carácter más serio a la situación.

Esta costumbre se realizaba desde los tiempos de Job. Se tiene el registro que al pasar por todas las pruebas que le tocó, él se preguntó quién podría ser su fiador. Era una forma de decir que necesitaba de un mediador con Dios, para que fuera liberado de todo el sufrimiento que tenía.

Por otro lado, un salmista llegó a solicitarle al mismo Jehová, que él fuera su garantía. Esto con la finalidad de que lo protegiera de los defraudadores. Cuando los israelitas participan en un acuerdo de este tipo, tenían que estrecharse las manos o chocarlas. De esa manera, los testigos podían saber que todos estaban satisfechos con los términos y se había cerrado el pacto.

¿Quiénes participaron en un acuerdo de fiador?

Algunas de las personas que usaron esta práctica fueron Jehú y Jehonadab, quienes se estrecharon las manos como muestra de que estaban de parte de Jehová. Jehú fue testigo de la declaración de condena que hizo Elías contra Acab y sus hombres. Así que en el momento indicado, él capturó y asesinó a los varones de Ocozías (sucesor del rey Acab).

Por su parte, Judá le dio a Tamar un anillo con su sello, un cordón y una vara como garantía de que le enviaría un cabrito. Esto era el pago por tener relaciones sexuales. En cambio, Rubén le dijo a su padre que daba como fiador a sus hijos, para llevarse a su hermano Benjamín. Así Jacob, estaría seguro de que lo traería de vuelta.

Como el patriarca se negaba a dejar que su hijo lo llevarán a Egipto, Judá intervino y se puso de fianza así mismo. Si los egipcios pretendían hacer a Benjamín un esclavo, su hermano Judá lo haría por él. Este fue el argumento que usó cuando estaba enfrente de José. Esta costumbre fue regulada por la Ley.

Subir