Familia significado bíblico

familia tribu clan organizacion

Definición. El significado bíblico de familia se refiere al conjunto de personas unidas por parentesco consanguíneo y lazos matrimoniales para la cosecha de la vida humana. Se considera el núcleo de la sociedad, ya que forma parte del plan de Dios para el avance de los seres vivos.

Desde el inicio del Antiguo Testamento, empezamos a encontrar las familias que Dios creó para la multiplicación de sus hijos en la tierra. De esa forma, nos muestran, como la familia adquiere un nivel de relevancia importante para nuestras vidas. Siendo sinónimo de apoyo, amor verdadero e incondicional.

La familia como grupo social

En la Biblia encontraremos familias mucho más amplias que las que vemos en la actualidad, estas estaban subordinadas a una autoridad y economía común. Eran grupos tan grandes, que se consideraban clanes o tribus.

A raíz de este método de organización, algunos hijos casados se quedaban bajo el mando del cabecilla de la familia, aumentando el número de hermanos. Pues la organización les garantizaba trabajo, sustento y una crianza para sus hijos.

Este método, aumentaba el número de miembros del clan, los hombres se encargaban del sustento y enseñaban el trabajo a los varones jóvenes. Por su parte, las mujeres permanecían en casa criando a los hijos, dedicadas a las labores del hogar.

Esta organización les permitía cumplir el compromiso con Dios, que no se limitaba solo a procrear hijos, sino también el deber de formarlos. Entonces, la crianza de los hijos empieza en la familia, siendo obligación de los padres, velar por el comportamiento y formación de sus hijos.

Importancia  de la familia para la sociedad

En la Biblia, observamos como Dios, nos presenta diferentes familias, en principio la formada por Adán y Eva. Ahí vemos el primer intento fallido en la crianza de los hijos, pues Caín creció lleno de resentimiento. Pero también vemos las segundas oportunidades que da Dios, con la llegada de su hijo Set.

También vamos a encontrar familias trascendentales como la de Abraham y Noé, que fueron claro instrumento de Dios, para el fortalecimiento de nuestra fe. Comportamientos lamentables como el de los hermanos de Daniel, y el más claro ejemplo de amor a través de la Sagrada Familia de María y José para acoger a Jesús, el hijo de Dios.

La crianza dentro de la unión del matrimonio, sin duda, se considera fundamental para el desarrollo de la sociedad. Esto se debe a que la familia siembra los valores y principios que son agradables a los ojos de nuestro Señor.

Subir