Azufre significado bíblico

azufre

Definición. El significado bíblico de azufre es mineral de color amarillo, marrón o naranja. Se encuentra en las regiones volcánicas. También en yacimientos subterráneos y en aguas termales.

En la tabla periódica lo ubicaron entre los minerales no metálicos. Tiene un olor parecido al huevo podrido. Es un elemento que no se disuelve en agua y cuando se enciende su llama es azulada. También se le conoce como piedra inflamable.

Usos del azufre

Los egipcios la usaban para santificar sus lugares de adoración. Los griegos y los romanos la utilizaban en la medicina y como blanqueador de telas. Los alquimistas de la edad media lo consideraban un componente esencial para crear oro artificial.

Hoy en día se aprovecha en la producción de fertilizantes. También en la elaboración de jabones y desinfectantes. Además, lo emplean en la fabricación de aislantes eléctricos y pinturas. Este mineral es muy útil en la elaboración de remedios contra las enfermedades de la piel.

Mención del azufre en la Palabra de Dios

La primera alusión que se hace del azufre en la Biblia data del tiempo de Sodoma y Gomorra. De ellas Jehová dijo que sus gritos de queja habían llegado a sus oídos por los pecados graves que en ella se cometían. Entre las prácticas inmorales de la ciudad estaba la homosexualidad.

El relato del Génesis cuenta que dos ángeles llegaron a Sodoma y Lot insistió en que se quedarán en su casa. Después, una multitud de jóvenes y ancianos rodeó la vivienda. Le pedían que les dejara tener relaciones sexuales con ellos. Por eso Dios castigo a estas dos ciudades. Les envió lluvia de fuego y azufre y las destruyó.

Otras partes de la Biblia menciona este elemento. Por ejemplo, Isaías comparó el soplo de Jehová como un torrente de azufre. También habló sobre Sión y dijo que su polvo se convertiría en azufre. En una visión del libro de Apocalipsis se ve a un ejército de caballería qué tenían corazas rojas, azules y amarillas como el azufre.

En los evangelios se menciona el gehena. Este era un antiguo basurero. Se cree, se le echaba dicho mineral para que estuviera encendido siempre. Allí se quemaban también los cadáveres de las personas que, según los judíos, no merecían ser enterradas en una tumba conmemorativa.

En Las Sagradas Escrituras es un símbolo de destrucción total, como cuando se utiliza la expresión fuego y azufre. Por ejemplo, el libro de Apocalipsis dice que al Diablo se le arrojará al lago de fuego que arde con azufre. Eso significa su aniquilación completa.

Subir