Verdugo significado bíblico

verdugo

Definición. El significado bíblico de verdugo hace alusión a una persona que cumplía con el cargo de llevar a muerte a los sancionados. En la mayoría de los casos, estos pertenecen a altos puestos dentro de un tribunal, dependiendo del proceso legal que tenga cada país o región. Estos, en algunos escenarios, se ven como cumplen su función de forma manual.

Sin embargo, en la actualidad solo deben de dirigir a los sancionados a la silla eléctrica o colocarles la inyección letal. A pesar de ello, un verdugo, más allá de su trabajo real, se usa como una figura literaria para representar una persona que los juzga y decide colocarles fin a sus acciones. De esta manera, dentro de las punturas artísticas se usa como figura oscura atemorizante. Asimismo, como en los libros o leyendas.

El significado bíblico de verdugo se utiliza con la misma finalidad, diciendo de forma tácita que Dios es nuestro verdugo. Él, una vez llegada la hora, deberá decidir sí nuestras acciones en vida fueron buenas y así darnos la bienvenida al cielo. De lo contrario, nos castigará, condenando el alma del individuo a un sufrimiento eterno en el infierno.

Ahora bien, los verdugos de forma literal no se nombran en las santas escrituras. En el Antiguo Testamento se usa el término hebreo pequddôth para hablar sobre estas personas. No obstante, se dice que también corresponde como sí se tratara de un castigador y no tanto como un verdugo. Esta pequeña diferencia se ve en el libro del Génesis, cuando Potifar era el gran jefe de los verdugos.

Durante esa época se consideraban como un oficial de alto cargo en cualquier armada del Oriente, quienes estaban dispuestos a ejecutar las sentencias del Rey. Por esta razón, en el Nuevo Testamento, cuando Herodes toma a Juan el Bautista como un peligro, envía a un verdugo para acabar con su vida.

¿Cómo era el verdugo de la Biblia?

Aunque en los pasajes solo se hablan de estos como los encargados de ejecutar a un reo o de extraer información de forma violenta, no fue su idea principal. De hecho, algunos intérpretes consideran que los verdugos solo debían juzgar las acciones, así como lo hizo Jesús. Asimismo, algunas figuras icónicas, tuvieron que fungir este papel y condenar a otro. Todo esto con la finalidad de llevar al resto al buen camino, no considerándose que existiese un solo verdugo.

Subir