Victoria significado bíblico

victoria

Definición. El significado bíblico de victoria hace alusión a la guerra donde salieron ganadores ante el enemigo. Del mismo modo, se emplea como un principio básico que usa Dios para castigar al hombre que peque, premiando al victorioso. En las santas escrituras que afirma que ser triunfante es solo una acción de Dios y que él es el único que puede serlo.

El resto de personas que se consideren victoriosos, se lo deben a él, ya que fue el que les ofreció esa potestad. Este es un hecho que se ve reforzado desde el Antiguo Testamento, donde se asocia la victoria con el poder del Señor. Asimismo, en hebreos se puede ver planteado como este sentimiento de éxito se ve transmitido a sus seguidores.

El significado bíblico de victoria en el Nuevo Testamento viene dado de la palabra hebrea nikos, donde se usa para referirse a la resurrección. Este término representa cuando se ganó en la lucha contra la muerte, venciendo Jesucristo. El combate que siempre se mantuvo frente a Satanás se opacó, llegando otra vez a la revelación que Dios es el único victorioso.

Por ello, los oráculos en todas las santas escrituras jamás dudaron en acompañar a los enviados por el Creador. Inclusive, en una de sus profecías dicen que, durante la última batalla, planteada en el Apocalipsis, a pesar de la fuerte guerra, él será invencible. Dios tendrá la victoria, marcando un nuevo final y un triunfo definitivo, donde el mal se extinguirá.

¿Qué simboliza la victoria en la Biblia?

El simbolismo que se le atribuye es ambiguo, ya que no siempre representa lo mismo. En algunas ocasiones el triunfo se daba con la pérdida del pueblo del señor, creyéndose que los enemigos habían ganado. No obstante, seguía siendo la victoria de Dios, puesto que se consideraba como un castigo a sus seguidores, por algún pecado o contradicción que hayan cometido.

La alegoría que se le atribuye en algunas religiones se guía de las profecías griegas y la diosa Nike, quien era hija del Valor y Fuerza. Esta se usaba para llamar al triunfo, si no al trabajo arduo y consistente, siendo el emblema de muchas fuerzas militares. Por esta razón, el emperador Augusto hizo una estatua a su nombre, pidiendo que jamás desampare a sus tropas, rezando por la eterna victoria.

Subir