Destino significado bíblico

destino biblia significado

Definición. El significado bíblico de destino, desde un punto de vista religioso, hace referencia al plan divino creado por Dios. Por lo que no puede ser modificado de ninguna manera. Aun así, sabemos que este es un tema muy complejo, así que vamos a iniciar con lo que la Biblia nos ha enseñado.

Vídeo sobre el significado bíblico de Destino

El destino por lo general es un cursor de acontecimientos que están fuera del control humano. Una respuesta típica cuando pensamos sobre el destino es la resignación, ya que si no podemos cambiarlo, entonces ¿para qué vamos a intentarlo? Lo que tenga que suceder así será, y no poseemos facultad de hacer algo al respecto.

Este concepto se considera 'fatalista' y se asocia con la definición del término en otras culturas. Como el Islam, hinduismo e incluso la mitología griega. Sin embargo, la Biblia nos enseña que el hombre tiene la capacidad de tomar decisiones y es  responsable de sus actos.

Un ejemplo bíblico de esto es cuando Adán y Eva fueron conscientes de la decisión que tomaron al desobedecer la orden de Dios. Por el contrario, si ellos hubiesen elegido obedecer no habrían caído en la consecuencia de la maldición. Así que estaban al tanto de lo que sucedería, y sabían el resultado de su decisión, teniendo que rendir cuentas (Génesis 3).

El destino y la soberanía de Dios

A menudo, cuando la Biblia habla de esto, hace referencia a un destino que las personas han creado para sí mismas. Queriendo decir que si pecamos es porque escogemos hacerlo. No podemos culpar a la 'suerte', el destino, la predestinación, o incluso Dios (Santiago 1:13-14).

Por ello, es curioso que muchas personas que eligen pecar, están molestas por las consecuencias de su fallo. 'La irracionalidad del hombre tuerce su camino, y luego contra Dios se irrita su corazón' (Proverbios 19:3). Este es un versículo muy revelador, ya que cuando alguien destruye su vida es por su propio mérito.

Aunque la Biblia también afirma que es soberano sobre nuestra 'providencia'. Él eligió darnos un libre albedrío, y generó un universo moral con la ley de causa y efecto. De esta forma se absorta la creencia de las falsas casualidades.

Como consecuencia, Dios posee un plan para cada uno de nosotros. Por lo tanto, no debería sorprender que la Biblia hable de este propósito divino. Donde la providencia de Dios está obrando para llevar a cabo su plan original. Por ello es que luchar en contra de su propósito es inútil.

Subir