Uri significado bíblico

uri

Definición. El significado bíblico de Uri, es hombre de la tribu de Judá y descendiente directo del linaje de Hur. El término viene del hebreo y se traduce como fogoso, luz o fuego. Sus registros aparecen en el libro de Éxodo y en el de las Crónicas.

Conviene mencionar, que Uri fue el padre de Bezaleel, a quien Moisés reconoció por ser uno de los hijos de Israel y que se nombró bajo la gracia divina del Señor. Uno de los personajes que elaboró un altar de bronce dedicado a la adoración del Altísimo y que sirvió de medio de consulta cuando Salomón se acercó al pueblo.

Por otra parte, el nombre Uri también figura como el padre de Geber. Quien, cumplía funciones importantes de oficial de Salomón. Y que además, residía en la tierra de Galaad en donde convivían los amorreos.

De forma similar, existió un portero del templo que se llamaba Uri y que aparece en los relatos de Esdras. Todo ello, el día que este personaje hizo confesión y se postró delante del sitio de adoración del Señor al lado del pueblo de Israel.

Ya que, todos pecaron en contra de Dios al tomar mujeres extranjeras y Esdras fue uno de los que quiso expulsarlas para redimirse con el Padre Celestial. De tal modo, varios príncipes y sacerdotes hicieron juramento sagrado y pregonaron en Judá y en Jerusalén con el fin de seguir los estatutos del Eterno.

El llamamiento de Bezaleel hijo de Uri

Como bien sabemos, Bezaleel fue hijo de Uri y junto a Aholiab, Jehová decidió llenarles del espíritu de gracia y de sabiduría. Estas palabras se le recitaron a Moisés porque el Señor les concedería sus dones. Como por ejemplo, la inteligencia y el ingenio que les ayudaría a desempeñarse muy bien en el arte.

Siendo así, que el hijo de Uri obtuviera el dominio que le permitiría inventar diseños en plata y materiales preciosos. Sin dejar de lado, las labores que tenían que ver con la madera y el tallado. Lo que le hizo caracterizarse por ser un hombre de buen ánimo, sabio de corazón y que estaría siempre al servicio de Dios.

Este relato nos demuestra que Jehová no solo bendijo a Moisés y a Aarón para que les ayudara en su misión de dar a conocer su nombre. Si no que también, puso sus ojos en Bezaleel, descendiente de Uri, quien dedicó su vida a las labores artesanales que eran tan gratas y necesarias para el pueblo de Israel.

Subir