Taberá significado bíblico

tabera

Definición. El significado bíblico de Taberá es quema o incendio. Este es un lugar que se encontraba en el desierto donde vagaron los israelitas. En la actualidad se desconoce su ubicación concreta, pero se presume que ellos pasaron por esa región después del incidente con el becerro de oro.

¿Por qué se le llamó Taberá a ese sitio?

El pueblo de Israel ya tenía algún tiempo andando en el desierto de Sinaí. Moisés los organizó en cuatro divisiones para resguardar el tabernáculo y el arca del pacto. Un familiar del suegro del caudillo los estaba acompañando, pero él lo retenía porque este hombre conocía la zona y tenía la capacidad de indicarles dónde podía acampar. Sin embargo, esto no era necesario, puesto que Jehová los estaba guiando por medio de nube.

A pesar de todas las demostraciones del poder y la protección que Dios les había dado a la nación, estos siempre le fallaban. En esta ocasión, comenzaron a quejarse porque añoraban lo que habían dejado atrás en Egipto. Además, se sentían cansados de comer el Maná y de caminar.

Ante esto, Jehová se enojó mucho con ellos y un fuego empezó arder entre ellos. Algunos de los que estaban afuera del campamento murieron. Muy desesperados por lo sucedido, el pueblo le pidió a Moisés que orara a Dios e intercediera por la nación. Él lo hizo y su oración obtuvo respuesta cuando el fuego se extinguió. Por eso, se le llamó Taberá, porque un fuego ardió allí.

¿Fue Taberá el único lugar donde se quedaron los israelitas?

No. Después de que Jehová mandará esas llamas para que los consumiera, unos extranjeros comenzaron a criticar las condiciones en las que se encontraban. Deseaban volver a comer las carnes de Egipto. Sin perder mucho tiempo, los demás que estaban en el campamento también empezaron a gemir.

Al escuchar las quejas, Moisés se molestó por la situación. Él le mencionó a Jehová que ya no podía soportar la conducta de estas personas y no tenía la manera de darles lo que pedían. Ante esto, Dios le indicó que escogiera a 70 hombres. A estos se les seleccionaría entre los ancianos y debían acompañarlo a la tienda de reunión para recibir un poco de espíritu.

De esta manera, este grupo ayudaría a Moisés a atender las necesidades y problemas de la nación. En cuanto a los que se quejaron, Jehová les envió tantas codornices para que comieran por 30 días hasta el punto que se le salieran por las narices.

Subir