Solaz significado bíblico

familia reunida

Definición. El significado bíblico de solaz hace referencia al descanso y gozo que se compartía con los demás sujetos de tu grupo de parentesco. Era común en el pasado que las familias salieran y disfrutaran de la naturaleza en épocas de verano. Los seres que Vivían cerca de una playa eran los que más solazaban.

Es la necesidad psicológica de los individuos con su mente sana. Ello gracias a que crea vínculos de afecto con los demás cristianos de su hogar. Puede ser con el grupo donde vives, como los vecinos o las personas que iban a la misma iglesia.

Solaz es un sinónimo de festividad, en las familias pasaba mucho en los cumpleaños, en los bautizos. Todos estos movimientos traían alegrías a los corazones de los que participaban.

Etimología de solaz

La palabra 'solaz’ nace del provenzal de 'Solatz', del mismo modo, surge del latín 'Solacium', término que se asignaba para definir el consuelo. El verbo 'Solari' era, como le decían a la calma, el alivio y el sentimiento de sentirse apaciguado.

De su forma más primitiva, viene de raíces indoeuropeas, allí era contar con buen humor, tener suerte y ser favorecido por la vida. En griego parece que nadie le dio un adjetivo que se asemejara a la definición de solaz, lo más cercano era 'Hilarós', de manera sintetizada significaba alegría, además de espíritu áspero.

En el griego sucede una particularidad, esta lengua convierte las eses iniciales que sean seguidas de una vocal en las ya nombradas raíces indoeuropeas. Así logran cambiarlas por una aspiración.

De este modo, el adjetivo griego se presentaba al latín 'Hilaris', y de género concreto en 'Hilariatatis' e 'Hilaritas'. Un hermano terminológico de ellos era 'Hilaridad', el cual se acercaba en gran manera a definir las risas, el gozo y las demostraciones de alegría.

En las lenguas antiguas ocurría mucho que se complicaba comprenderlas, por ejemplo, con los verbos en latín no se nombran en infinito, ya que siempre se requería que fueran en primera persona y en presente. Pero existía una excepción llamada deponentes, en los que las conjugaciones eran de manera pasiva y carecían de alguna suerte activa.

De forma simple, el placer, el entretenimiento y el descanso de la rutina diaria de una vida se consideraba solaz, como unas vacaciones, sin necesidad de que sea saliendo del hogar o de la región.

Subir