Salim significado bíblico

salim

Definición. El significado bíblico de Salim, es lugar cerca de Enón, colmado de abundantes aguas y manantiales. Desde allí, se realizaban miles de bautizos cada año de la mano de Juan.

Por su parte, se dice que Salim se encontraba al oeste del Jordán, el río más destacable de la Biblia. Pues, fue un sitio que aparece hasta más de 75 veces en sus pasajes con una connotación que se relacionaba con la tierra prometida por Dios.

En Salim, acontecieron sucesos milagrosos. Esto se presenció cuando Juan se encontraba bautizando. Se trataba de un hombre a quien el Señor escogió para esta labor y que profetizó a través de sus siervos más antiguos.

Salim y el bautismo de Jesús

Antes que nada, es importante resaltar que Juan el bautista ya conocía la misión que le deparaba a Cristo sobre la tierra. Un día, cuando se encontraba en Salim, Jesús se acercó con sus seguidores y le dijo que le bautizara. Sin embargo, él no necesitaba arrepentirse porque era puro y sin pecado ante los ojos del Padre.

De todos modos, quiso seguir el mandamiento del bautismo con la ayuda de Juan y las abundantes aguas que formaban parte de Salim. Apenas salió de allí, el Espíritu Santo se advino sobre él y se escuchó la voz de Dios, que decía que ese era su hijo.

Luego, las personas que estaban en Salim y que presenciaron el evento se asombraron y Juan el bautista testificó a favor de Cristo. Les dijo que, debían seguir su ejemplo y escuchar cada una de sus enseñanzas. A su vez, les indicó que se arrepintieran de sus pecados si querían reinar en el cielo en compañía de Dios y la corte de los ángeles.

Juan y Salim

Juan fue uno de los personajes más relevantes que aparece en la Biblia. Y es que, vivió en el desierto muchos años y más adelante, hizo de Salim su lugar predilecto para llevar a cabo el bautismo de los hombres. Su propósito, era borrar los pecados al arrepentirse y de tal modo, buscar más cercanía con Dios.

Es por eso, que en Salim comenzó a efectuarse este tipo de rito sacramental que enalteció a Juan como un profeta designado por el Altísimo. Quien, a su vez, hizo que Cristo se manifestara ante el pueblo de Israel para que supieran que se trataba del hijo de Dios y no de un personaje falso.

 

Subir