Rina significado bíblico

rina

Definición. El significado bíblico de Rina, es personaje que perteneció a la descendencia de Judá. Fue hijo de Simón y hermano de Amnón, Tilón y Ben-hanán. Por su parte, el nombre viene dado del hebreo Rinnâh, que se traduce como grito o clamor suplicante. Además, en algunos fragmentos de las sagradas escrituras, se le llama Rinnah.

En otro orden de ideas, el término Rina suele confundirse con riña. El cual, denota todo tipo de altercados y dispuestas. Lo que en las escrituras, no se aconseja que los hombres hagan. Ya que, no es grato para Dios el enfurecerse y dejarse llevar por pleitos ajenos.

Rina y los hijos de Judá

Sabemos que Judá fue el cuarto hijo de Jacob y Lea. Sus registros se aprecian en el Antiguo Testamento y fue uno de los personajes más destacados de la Biblia. Así pues, este hombre obtuvo la bendición de Dios de repoblar la tierra, trayendo consigo descendientes como Rina o Jesucristo.

Por su parte, de Judá se fundó una tribu en Canaán a la que Moisés bendijo y a la que, perteneció el linaje de Rina. Sin embargo, tenían rivalidad con los hijos de Efraín y luego de Salomón, se convirtió en uno de los reinos más relevantes.

Es así, como se relaciona la historia de Rina con los dominios del rey Salomón, quien, dividió los territorios para que no existieran roces entre la tribu de Judá y Efraín. Además, se sabe que sus descendientes del norte fueron fieles ante las ordenanzas del Señor.

En tanto que, el pueblo de Judá, permaneció bajo el mandato de la familia de David hasta que se les llevó como cautivos hacia Babilonia.  En consecuencia, su paso sobre la tierra duró 135 años, luego de que se llevó a cabo la caída del pueblo de Israel.

Rina y sus valores morales

Conviene destacar, que al ser Rina miembro del linaje de Judá, la Biblia lo describe como un hombre perteneciente a su casa. El cual, se caracterizó por la nobleza de su espíritu, sus excelentes valores morales y una obediencia sin precedentes hacia el Altísimo.

Además, este hombre fue de los que dio testimonio de que Dios es el padre de Israel y de toda la tierra. En donde, más adelante, se tendrían mayores registros respecto a su hijo Jesucristo, quien se convertiría en el salvador de los hombres al borrar el pecado del mundo y prometer el paraíso celestial.

Subir