Odio significado bíblico

odio

Definición. El significado bíblico de odio hace referencia al desprecio o aversión que se puede tener hacia otra persona. Proviene del latín 'odium' que significa 'comportamiento reprochable'.

Solía utilizarse mucho por los romanos y se le atribuía también el valor de conducta que genera desprecio por los demás. El odio en el lenguaje hebreo asimismo se refiere a la 'falta de afecto' o amor, así como a la honestidad de una persona a otra. La traducción de este verbo puede llevarnos a varias conclusiones con respecto a su uso, así como su representación en la escritura.

¿Qué dice la Biblia acerca del odio?

Levítico 19:17 afirma 'no fomentes rechazos secretos contra tu familia y reprocha a tu prójimo para que no sufras las consecuencias de sus pecados'. Podemos concluir que este sentimiento no solo se manifiesta de forma abierta, sino en el interior. No reprender las malas actuaciones de otros nos hace cómplices del mismo pecado. Es importante cuidarse de esta sensación cuando se siente por nuestros hermanos, ya que, ante los ojos de dios, seríamos unos mentirosos.

Proverbios 10:12 establece que 'el rencor es motivo de discordias y solo el amor puede sanarlo' siendo amar opuesto a la riña. Es importante saber perdonar y no llenar nuestro corazón de antipatía, puesto que esto nos llevará al mal camino.

Las sagradas escrituras reprochan el odio

Proverbios 26:26 cuenta a través de su pasaje que 'aquel que disimule su aversión con engaños será descubierto por la asamblea' y nadie puede ocultarlo a dios. En el día del juicio final se nos juzgará por promover el rencor o no perdonar al prójimo ¿Por qué no debemos odiar según la Biblia? En el discurso del monte, dios les manifiesta a sus hijos que ‘cualquiera que arremeta contra su legítimo hermano será responsable de ser juzgado’.

El señor se toma muy en serio la maldad cometida versus tu propia familia y nos invita a mantener la paz a toda costa. La antipatía crea una raíz dentro de nosotros que es capaz de destruirnos, nuestro corazón y mentes. Hebreos 12:15 expresa que 'el odio acaba con la palabra de un cristiano y su conexión con dios y otros creyentes'.

Juan 4:20 dice que, aunque podemos ocultar nuestro rechazo a otros, el todopoderoso podrá saberlo y nos juzgará por ello. El precio de nuestra alma en la siguiente vida es alto a pagar por el rencor, siendo mucho mejor poder rechazarlo y adoptar la bondad.

Subir