Piedras preciosas significado bíblico

piedras preciosas

Definición. El significado bíblico de piedras preciosas, es gema o roca mineral. En la antigüedad, se encontraban dos tipos, una era utilizada para elaborar joyas como sortijas, brazaletes, collares, aretes y adornos. Mientras que, la otra se empleaba en la construcción representando el material. Sin embargo, es necesario destacar que estas tenían un propósito ornamental.

En Génesis 2:13, se tiene el relato sobre la creación del Edén, en el que nacía un río llamado pisón y se nos expresa lo siguiente. 'Donde hay oro fino, piedras preciosas y aromas', proporcionando el conocimiento que desde el inicio de los tiempos Dios creó cosas maravillosas para nosotros sus hijos.

Rey de Tiro y sus piedras preciosas

En la Biblia, tenemos que el término piedras preciosas posee una aplicación más amplia. En Ezequiel 28:13, cuando Dios hace entonar el canto fúnebre al rey de Tiro, se relata esta frase 'Vivías en el edén jardín de Dios y muchas piedras preciosas adornaron tu túnica. Como el rubí, topacio, diamante, brillante y esmeralda. De oro era el borde de tu manto y sus incrustaciones. Todo se preparó desde el día en el que naciste.'

En otras palabras, el rey de Tiro por su amor a lo material erró a la fe de Dios y no quiso reconocer su mandato. Es por ello, que usó sus tesoros a su propia sabiduría y fuerza. No satisfecho por su posición, este personaje busco aún más. Dando por resultado la ventaja de otras naciones que le ayudaron a expandir su riqueza sin importarle su prójimo.

Doce piedras preciosas en la vestidura de los sacerdotes

Cuando se habla de esta palabra, la Biblia nos indica que desde el antiguo testamento, se le considera en diferentes pasajes y significados. Pero en este caso, se destacan las doce piedras preciosas del pectoral del sumo sacerdote.  En el libro del Éxodo, se expresa que existen cuatro filas de piedras, en la primera debe estar la Sárdica, el topacio y la esmeralda.

Asimismo, se trataba de una tela cuadrada bordada en oro donde estaban engarzadas las piedras preciosas con los nombres de los hijos de Israel, que representaban las tribus.

De allí nos hace recapacitar, que a partir de tiempos antiguos las piedras preciosas fueron objeto de deseo en todas las naciones. De hecho, aún son un símbolo de poder, riqueza, cultura y belleza tanto en hombres como mujeres. Pese a ello, para el creador, nosotros sus hijos somos las verdaderas joyas, nuestros valores morales son más grandes que todo el oro del mundo.

Subir