Miedo significado bíblico

miedo

Definición. El significado bíblico de miedo, es el sentimiento de temor o espanto que infunde el corazón de los hombres.

En los primeros días de la creación, Adán demuestra su sentir en el siguiente versículo bíblico del Génesis 3:10 'Y escuché tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.' Como vemos, existe cierta desconfianza y recelo por parte del primer hombre de la tierra.

A su vez, el miedo puede causarse al estar expuesto a una situación de peligro o riesgo que podría afectar la integridad del ser humano. Por lo tanto, hay varias intensidades que van desde la aprensión, hasta sentir pánico ante diversas circunstancias.

Miedo a la muerte

Por otra parte, las personas expresan el miedo a lo desconocido, como por ejemplo, a la muerte. Crece en ellos porque no aceptan a Dios en sus corazones como su salvador. Así pues, es frecuente que sus pensamientos sean negativos y no disfruten de la vida porque sienten que en cualquier momento todo terminará.

El miedo los paraliza y entristece sus vidas. Ante esto, los justos aceptan lo que existe y se apegan a la promesa de vida que nos ofrece Dios en el Reino de los cielos. Mientras que los injustos, se rigen por esta clase de sentimientos y la muerte domina sus vidas.

A su vez, aquellas personas que se angustian por el miedo, suelen ser impíos y cometen actos atroces como matar a sus semejantes, fornicar o envidiar. Al identificarse con la muerte, se alejan de la sabiduría divina y se encierran en un mundo infame.

Miedo espiritual

Al miedo espiritual o temor de Dios, no se le considera malo. Puesto que, es el inicio de la sabiduría. Un creyente se apega a las siguientes palabras de la Biblia en Hebreos 12:28-29 'Así que, recibiendo un reino inconmovible, tengamos gratitud, y sirvamos a Dios, agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.'

Como ves, el miedo o temor de Dios hace referencia a la admiración que sentimos hacia sus acciones y que nos ayuda a mantenernos motivados. Una vez que comprendemos el propósito que el Padre tiene para nuestras vidas, desarrollamos esta clase de sentimiento hacia su presencia.

Dios es justo, sabio y soberano, es por ello, que debemos amarle con todo nuestro corazón y servirle con devoción. El miedo espiritual al Padre nos hace seguir su sendero para vivir junto a Él en el paraíso prometido.

Subir