Mené, tekel y parsín significado bíblico

mene tekel parsin

Definición. El significado bíblico de Mené, Tekel y Parsin, corresponde a la escritura en la pared que atemorizó al rey de Babilonia, Belsasar. Siendo esta su interpretación: MENE, Dios había contado los días de tu reino y lo ha derribado. A TEKEL, lo pesan en una balanza, encontrándose, fallas. El reino de PARSÍN lo dividirán, y darán el poder, a los medos y a los persas.

¿Por qué ocurrió dicho acontecimiento?

Los judíos llevaban cautivos en Babilonia 68 años, y en esas condiciones, no habían podido celebrar la fiesta de la recolección. Una ocasión de gran gozo y regocijo para el pueblo de Dios. Esa misma noche del año 539 a.E.C., Belsasar realiza un festín.

Se siente muy seguro dentro de los muros de su ciudad, pese a que fuera de las murallas, se encontraban el ejército de Ciro, su enemigo. Este gobernante festejaba con los nobles y en bajo los efectos del alcohol, pide le traigan los vasos de oro y de plata que se hallaban en el templo de Jerusalén.

Con el fin de beber en ellos y además dar veneración a sus dioses falsos. Con este acto, estaban enalteciendo a sus ídolos, y desafiando al todopoderoso, Jehová. De pronto, ocurre la escritura milagrosa en la pared, que deja perplejo al rey y a todos los presentes.

¿Quién hizo la interpretación de Mené, Tekel y Parsín?

El dedo del Dios verdadero, Jehová, fue quien escribió en esa pared del palacio del rey. Pide que los sabios, le den interpretación a la escritura. Pero estos no logran dar con su connotación. Todos los presentes, como los eruditos, astrólogos, y los políticos, se atemorizaron y asombraron.

La madre de Belsasar, Nitocris, le sugiere buscar a Daniel, un profeta y siervo de Jehová. Quien en el mando de Nabucodonosor pudo revelar los sueños de aquel. Ella lo describe como un hombre que posee conocimiento, perspicacia en explicar acertijos.

Al instante buscan a Daniel, a quien el rey ha llamado Beltsasar, para desvelar las palabras. Daniel demuestra valor y le dice al rey que no había aprendido la lección de su padre, a quien Jehová humilló por ensalzarse por encima del creador.

Y procede a dar la debida interpretación. El mensaje era devastador, significaría el fin de su mandato. Jehová lo destronaría y daría su poderío a otro. Era un mensaje de juicio departe de Jehová Dios, contra ese rey. La escritura en la pared, sin duda, cambió el imperio.

Subir