Ley del talión significado bíblico

ley talion

Definición. El significado bíblico de ley del Talión es un principio jurídico el cual impone un castigo que debe ser igual al crimen que se cometió. Esto se encuentra en el Antiguo Testamento en Éxodo 21:23-25 y en Levítico 24:18-20.

La aplicación se realizaba en el Código Hammurabi, el cual fue escrito en XVII a.C. La leyenda dice que este código lo recibió el Monarca de la mano de Shamash en persona. La ley de Talión ha sido cuestionada, pero aún hoy en día hay personas que desean se aplique.

Cabe destacar que con el pasar de los años, los hebreos interpretaron de manera más humana las leyes. Dejó de entenderse el 'ojo por ojo' desde lo físico. Cuando alguien le arrancaba el ojo a otros debía compensarse con su patrimonio.

Esto fue un avance jurídico que regulaba conflictos, y no los dejaba a merced de un arreglo de cuentas. Los cuales en esa época eran anárquicos . Era un intento de proteger a los criminales, en contra de la venganza descontrolada. Esto era una garantía para convivir y evitar ofender al tomar la justicia por su mano.

Jesús y la ley del Talión

Si de algo no hay duda es que nos han proporcionado una salida distinta a la que se nos ha enseñado en el mandato. Pues se debe perdonar y tener misericordia.

En Mateo 5:44-45 nos dice que es fundamental amar a nuestros enemigos, bendecir a los que nos maldicen y hacer el bien. Jesús cuestionó la Ley de Talión porque consideraba que era una falta de sensibilidad. A pesar de que ayudó, no estaba bien aplicarla, pues solo es violencia.

Si somos discípulos de él, no podemos pagar el mismo mal que nos hacen. Lo mejor es hacerlo con la ley del amor. El bien puede vencer al mal, si combatimos maldad con maldad o con daños, estaremos cayendo en la venganza.

Lo mejor es no recurrir a la violencia, y entender que aunque fue una ley que ayudó en las épocas antiguas, pero ahora no podemos aplicarla. Es esencial que abramos nuestro corazón al amor que el Redentor tiene para nosotros.

Se necesita voluntad para cumplir con los mandatos que Dios quiere para nuestra vida. Aprendiendo de esto podemos fomentar el amor y el bien común entre todos, lo cual es esencial para vivir en comunidad.

Subir