Lagar significado bíblico

lagar

Definición. El significado bíblico de  lagar es un recipiente donde se prensa algunos frutos para obtener su aceite. Estos se utilizaban con las uvas, exprimiendo sus jugos con el que se haría el vino. Luego venía la cosecha de las aceitunas y se usaba la misma vasija para extraer el mosto del olivo.

Vídeo sobre el significado bíblico de Lagar

¿Cómo eran los lagares?

Estos se componían de dos pilas de poca profundidad. Se construía con piedra caliza natural; este duro material permitía que el recipiente no se partiera. Uno de los pilones estaba en un nivel superior al otro, así cuando se sacaba el líquido, caía por gravedad. Estas se conectaban por un pequeño canal.

Las aceitunas o las uvas las podía pisar una persona o se machacaban con un objeto en el pilón superior, así el jugo iba a dar en la tina inferior. También existían lagares de una sola pila. La base de estos, estaba más inclinada que la convencional. Esto se hacía con el objetivo de que el jugo pudiera ir hasta la boquilla y recoger el líquido.

Entre las excavaciones que se han hecho en la actualidad, se han encontrado lagares con una pila que medía 2,5 metros de largo y casi 40 centímetros de profundidad. La tina inferior estaba unos 60 centímetros más abajo. Este medía 1,2 metros de largo y casi un metro de profundidad.

Las personas que trabajaban con el objeto podían hacerlo con los pies descalzos o con rocas muy pesadas. Para ello se organizaban grupos de dos a siete personas que participaran en la jornada. El lagar tenía una viga superior que los sirvientes podían agarrar mientras presionaban los frutos.

¿Qué representaba el lagar en tiempos bíblicos?

Para los antiguos israelitas, los lagares simbolizaban la riqueza de las personas. Si estos estaban llenos o rebozaban, quería decir que tenían una época prospera. En cambio, si se encontraban vacíos, era porque la familia no poseía muchos recursos económicos. Incluso algunos llegaron a justificar su falta de hospitalidad, aludiendo a sus recipientes secos.

En los días de Nehemías, muchos hombres ignoraban la ley del sábado. Ellos trabajaban en sus lagares y vendían provisiones ese día. Por eso, él reprendió al pueblo y les hizo ver la importancia de respetar las normas que le había dado Jehová.

En la Biblia también se usa esta palabra de forma simbólica. En el libro de Joel se menciona que 'las tinas del lagar rebosaban de maldad', debido a los pecados de sus contemporáneos. Por su parte, Juan 'el gran lagar de la cólera de Dios'. Esto representa que Jehová estaba muy molesto.

Subir