Lechuza significado bíblico

lechuza buho

Definición. El significado bíblico de lechuza es el nombre que recibe un ave rapaz muy parecida a los búhos. Acostumbra a salir de noche y tiene un cantar muy peculiar, por el cual es reconocida.

Mide en aproximación unos 35 centímetros y posee un pelaje muy abundante en su cuerpo. Este es amarillo, aunque en las partes superiores se nota pinceladas de blanco, gris y negro. Tiene el pico corto, con una curva en su punta.

Los ojos de este animal son muy grandes, además brillan en el amarillo de su iris. La cara tiene forma de círculo, la cola es ancha y plumosa, mientras que, las garras son negras.

Lechuzas en las sagradas escrituras

El término lechuza en la Biblia aparece en escenas en donde hay un paisaje desolado. Es por ello, que Isaías hace la descripción de un lugar ruinoso, en el cual habla que puede ser la morada de lechuzas y cuervos.

Los salmos, por su parte, dicen en un cántico 'soy como la lechuza que vive en las cavernas'. Se considera un miembro de la fauna impuro. Pues está en la lista que Dios le dio a Moisés de aves que no se pueden comer.

El historiador Guillaume Le Clerc afirma que la lechuza es una representación de los traidores judíos y personas malditas. Los cuales no siguieron ni creyeron en los consejos de Dios.

De modo contrario, el bestiario de la universidad de Oxford, distingue a la lechuza al igual que Cristo. Allí, se expresa que el redentor no quiere que el pecador muera, sino que se convierta a la fe.

En Egipto, mediante los jeroglíficos, la lechuza se refería a la muerte, la oscuridad y el frío. En China, los búhos y sus semejantes se asocian con calamidades debido al tamaño de sus cuencas oculares. La cultura azteca veía a las lechuzas algo que presagiaba lluvias y tormentas.

Origen de la palabra lechuza

A esta especie de pájaro se llamaba úlula, apelativo que viene del lenguaje griego. Significa gemido o llanto, pues cuando canta, parece que estuviera llorando. Se dice que si se oye su lamento, es símbolo de tristeza, mientras que, si se la observa en silencio, trae prosperidad.

Algunos académicos usan la metáfora de una lechuza a manera de un ícono de estudio y dedicación. Además, también se le atribuye ser la figura de la meditación. Pues esta tiene de hábito ser solitaria.

Subir