Lehi significado bíblico

lehi

Definición. El significado bíblico de Lehi, es lugar proveniente de la palabra griega siagṓn que se traduce como quijada o mandíbula. Aunque no se conoce su ubicación exacta, se sabe que está a 3 kilómetros al este de Bet-semes y cerca del territorio de Judá.

Cabe acotar, que en Lehi se le atribuyen dos victorias al pueblo de los israelitas y también a los filisteos. Por su parte, su nombre se relaciona con sus características físicas, dado que, cuenta con riscos llamativos que captaron la atención de los hombres.

Sin embargo, se dice que el término Lehi se dio porque desde allí Sansón derribó a los filisteos por medio de la quijada de un asno. Siendo este suceso tan significativo, que se quiso conmemorar el triunfo colocando el nombre a aquel lugar.

En todo caso, en Lehi acamparon varios hombres antiguos, a quienes les gustaba acercarse a la colina de la quijada a degustar del agua de sus cuencas y pasar tiempo con su familia. Pues, el sitio era apto para la producción de lentejas y proporcionaba sombra a sus visitantes.

Lehi y la batalla de Sansón

Lehi fue el escenario de una de las hazañas más destacables que aparecen en las sagradas escrituras. Y es que, en los tiempos de David, el pueblo de los filisteos decidió invadir sus colinas con el fin de vengarse de su más temido enemigo, a quien se le reconocía como Sansón. Además, estas personas no se caracterizaban por honrar el nombre del Padre Celestial.

Así pues, Sansón tomó la quijada fresca de un asno y mató a más de los mil filisteos que se encontraban haciendo vida en Lehi. Razón por la cual, se llevó la victoria y nombró a aquel lugar como Ramat-lehi, en homenaje al acto heroico que realizó bajo la compañía del Señor.

Pues, Dios estuvo en su camino y le dijo que nombraría a Lehi en su honor. Sin embargo, algunas traducciones dicen que fue Samah el hombre que derribó a los filisteos que estaban morando en ese lugar. Y que tal término, quiere decir aldea de tiendas.

Asimismo, se nos relata que Dios hizo que brotara el agua como un prodigio en Lehi. Dado que, Sansón tenía sed en su paso por el desierto. De tal forma, el Padre, para calmar su sed y que viviera, hizo brotar de un cuenco el líquido vital que le proporcionó la fuerza necesaria al dar paso a la batalla con los filisteos.

Subir