Hésed significado bíblico

hesed

Definición. El significado bíblico de Hésed es bondad amorosa de Jehová. Este era una forma de abreviar el nombre Hasadías. Ese israelita fue contemporáneo de David, Hasuba, Ohel y procedía de la tierra de Socó. No se precisa cuántos hijuelos tuvo en total, pero uno de ellos recibió una importante comisión.

Vídeo sobre el significado bíblico de Hésed

https://www.youtube.com/watch?v=E2cUbKiuVD4

¿Qué trabajo de relevancia se le encargó al hijo de Hésed?

Cuando Salomón tomó el lugar de su padre, Jehová lo bendijo por su buen corazón y su disposición en cumplir las normas divinas. Por eso, se le concedió una sabiduría sorprendente y riquezas en abundancia. Además, de los regalos que recibía de otros gobernantes, en sus arcas entraba lo correspondiente a los impuestos y tributos de las naciones sometidas.

La familia de este monarca era numerosa, debido a la gran cantidad de esposas, concubinas e hijos que tenía. Por eso, era necesario que se asegurara que nunca les faltara los alimentos indispensables para sustentarlo a ellos y a los sirvientes de la casa real. Eso lo llevó a escoger a doce hombres de distintas partes del pueblo.

A estas personas se les encargó un mes por año para ser los comisarios de los almacenes del rey. El hijo de Hésed le tocó administrar la tierra de Socó y Héfer. Aunque este era un trabajo arduo, durante los once meses restantes podían encargarse de sus familias y tierras. Además, ese tiempo les servía de descanso para la agotadora jornada que enfrentarían en Jerusalén.

¿En qué consistía el trabajo del hijo de Hésed?

Cuando este hombre y los otros doce recibieron el nombramiento de comisarios, se les dio cargos administrativos de alto rango. Tenían la responsabilidad de conseguir y suministrar a la casa real el alimento y las demás provisiones que se necesitaran. Esto implicaba largos turnos de laborales y movilizarse a distintos lugares.

El impuesto que este gobierno exigía a sus habitantes no consistía en dinero, sino en la producción de alimentos. Por eso, el hijo de Hésed y los demás comisarios tenían que supervisar de la cosecha, el almacenaje y la entrega de las cuotas mensuales. Esto podía implicar varias toneladas de producto que tenían que movilizarse y guardarse en un sitio apropiado.

Este tipo de comisión podía comenzar muy temprano en la mañana y terminar en la noche. Lo que ocasionaba un desgaste físico y mental en quienes lo hacían. Por eso, el rey, considerando la salud de estos confiables hombres, decidió que cada uno se encargaría de este trabajo durante un mes.

Subir