Ohel significado bíblico

ohel

Definición. El significado bíblico de Ohel, es personaje que aparece dentro del primer libro de las Crónicas.

Se le menciona junto con Hasuba, Hasadías y otros hombres que sumaban un total de cinco.  Asimismo, se dice que pertenecía al mismo linaje que al de David.

En cuanto al término, viene del hebreo zÔhel que se traduce en español como carpa, resplandor o tienda del tabernáculo.

Ohel y Zorobabel

Ahora bien, uno de los aspectos más resaltantes que caracterizan a Ohel dentro de las historias bíblicas, es que fue parte de la familia de Zorobabel, porque era su hijo. A su vez, tanto él como su padre figuraron dentro de la descendencia del rey David.

De hecho, en los relatos del nuevo testamento se nos dice que Ohel y Zorobabel también fueron parte de la descendencia del Mesías.

En cuanto al papel que desempeñó el padre de Ohel, tenemos que condujo a un grupo extenso de judíos en su camino de retorno a Judá. Pues, por aquellos días aconteció el cautiverio babilónico y era necesaria la presencia de una figura de liderazgo.

Por todos estos eventos, podemos afirmar que Ohel y Zorobabel tuvieron un lugar relevante dentro del pueblo de los judíos. En este sentido, el padre se posicionó como su gobernador e incluso, colocó los cimientos para la edificación del segundo templo de Jerusalén.

Genealogía de Ohel

Al parecer Ohel nació en la época del exilio babilónico y tuvo nexos sanguíneos con personajes como Pedaiah y Salathiel. A su vez, sus hermanos fueron seis y entre ellos es importante destacar la presencia de Hananías, Berekías y Hasadías.

Tales nombres y registros de la familia de Ohel pueden apreciarse en el primer libro de las Crónicas, en el de Mateo y el de Lucas. Ya que, son los que nos muestran toda la historia en donde aparecen miembros que llevaron su sangre como Cristo o el rey David.

En este sentido, Ohel contó con todas las bendiciones y con el favor de la promesa que Jehová le realizó a Zorobabel.

En la cual, decía que permanecería con él y su familia de la misma manera en que lo hizo cuando sus hijos salieron desde Egipto. De tal modo, su espíritu estaría con ellos durante el resto de la eternidad.

Así podemos verlo en el siguiente pasaje de Hageo 2:6-7. 'Porque así dice el Dios de los ejércitos: Una vez más, dentro de poco yo haré temblar los cielos y la tierra y el mar. Y a todas las naciones; vendrán entonces los tesoros, y yo llenaré de gloria esta casa'.

Subir