Ono significado bíblico

ono

Definición. El significado bíblico de Ono, es ciudad o aldea que pertenecía a Benjamín. En el libro de las Crónicas, se nos relata que los hijos de Elpaal como Semed, ayudaron a edificarla en conjunto con Lod. El término quiere decir fuerte y se le identificó con Kefr-Ana hacia la parte del sureste de Jope.

De igual forma, Ono se encontraba en las inmediaciones de la llanura del valle de Jarasim y en un inicio, se pensaba que era miembro de la tribu de Daniel. Sin embargo, se le atribuye un origen benjamita porque fue Semed quien la construyó.

Asimismo, en los escritos de Esdras, se evidencia que Ono, Hadid y Lod, trajeron al mundo setecientos hijos que estuvieron presentes en la cautividad con Zorobabel. La gran mayoría de ellos, eran hombres de Benjamín que también residieron en Aías, Betel y otros pueblos y valles de los artífices.

Cabe destacar, que uno de los personajes bíblicos llamado Nehemías, rechazó una invitación que le hicieron a Ono. Ya que, dos hombres acudieron a su encuentro, más él temía que fuesen a tenderle una trampa con el fin de hacerle mal.

Ono y los que volvieron a Jerusalén y a Judá

En el libro de Esdras, se nos relata una historia que tiene que ver con los hijos de Ono que volvieron del exilio con Zorobabel. En aquellos días, se llevó a cabo un cautiverio por parte del rey de Babilonia, en donde, se encontraban otros personajes como Jesúa, Nehemías y Rehum.

En realidad, fueron varios los varones de la provincia que tuvieron registro en una amplia lista de familias de Ono que retornaron hacia la región de Judá y de Jerusalén. Además, contaban con la guía de Zorobabel, quien realizó actividades de líder y que gobernó como descendiente del último rey de Judea.

Así pues, este hijo de Ono también se le consideró parte del linaje de la casa real y heredero al trono de David. Se encargó de edificar el templo en conjunto con el sumo sacerdote llamado Jesúa, quien era su compañero.

Los hijos de Ono y su relación espiritual con Dios

A todas las familias que regresaron a Judá y a Jerusalén, se les contó en número y se les registró en una lista. En ella, sobresalía cada uno de sus líderes y sus nombres. Estas personas que volvieron del exilio, se relacionaban con la espiritualidad respecto a los círculos sociales que debían seguir el camino de Dios, pese a las adversidades.

Subir