Garfio significado bíblico

garfio

Definición. El significado bíblico de garfio es instrumento de metal en forma de gancho, que tiene una punta afilada. Esta sirve para recoger o sujetar las cosas. Es una herramienta muy útil a los trabajadores del mar. Sin embargo, se usaba en algunas culturas en sus prácticas de tortura contra sus prisioneros.

¿Cómo se sujetó a Senaquerib con un garfio?

Esta fue una condena que le dio Jehová a este rey. Su cumplimiento no fue literal, sino simbólico. Cuando el profeta Isaías le dijo que se le 'pondría un garfio en la nariz', él comprendió muy bien lo que esto quería decir. Para los asirios, era común que al ganar una batalla se llevaran algunos prisioneros.

A estos esclavos, se les sujetaba con unos garfios por los labios, la lengua o por los orificios nasales. Incluso, existe un dibujo de esa región donde se aprecia a un rey reteniendo a tres prisioneros por medio de unas cuerdas. Estas tenían ese instrumento en los extremos, agarrando los labios de las personas. Con la otra mano, el monarca sostenía una lanza con la que cegaba a uno de los hombres.

Jehová le indicó a Senaquerib que no podría destruir al pueblo de Israel. A pesar de que esta persona contaba con un gran ejército (de unos ciento ochenta y cinco mil soldados), en una sola noche envió un ángel para arrasarlos. En la mañana Dios lo dirigió hasta Nínive, como si lo llevara con esta herramienta.

Después de eso, él acabó con Babilonia, pero nunca pudo jactarse de hacer lo mismo con la nación de Dios. En un acto de adoración, a la deidad falsa Nisroc, Jehová guio a sus hijos para que le dieran muerte. Al parecer ellos no tenían ningún conflicto con su padre, por lo que hace ver que no lo hicieron por iniciativa propia.

¿Cómo se le puso un garfio en las mandíbulas al Faraón?

El rey Sedequías de Judá, se le juramentó con el compromiso que sería un vasallo de Babilonia. Aunque al principio respeto el acuerdo, después se rebeló y buscó aliarse con Egipto con el fin de obtener apoyo militar. Ese hecho tuvo consecuencias graves para él y el Faraón, a quien se le condenó a volver a su país con las manos vacías y una gran derrota.

Otro uso figurado de la expresión 'poner garfios en las mandíbulas', se emplea hacia Gog de la tierra de Magog, quien saldría a pelear contra el pueblo de Dios. Sin embargo, Jehová no le permitirá y lo ejecutará.

Subir