Ezem significado bíblico

ezem

Definición. El significado bíblico de Ezem, es un pueblo que se situó en el sur de Judá, cerca de Edom. La mayoría de sus registros aparecen en el primer libro de las Crónicas y el término nos viene dado del hebreo Etsem. El cual, se traduce en español como hueso o poderoso.

Por otra parte, a Ezem se le identifica también con Ummel-Azam, y se ubicaba cerca del sudeste de Beerseba. Asimismo, existen diversas tablillas antiguas que se encontraron en excavaciones y en las que el nombre figura por Esem en sus inscripciones.

Ezem y los de Simeón

Ahora bien, uno de los acontecimientos más importantes por los que se conoce a Ezem, es que sus tierras se le asignaron a Simeón.

Todo ello, a la par de Baala y Lim. Sin embargo, estos nombres varían dependiendo del cronista y del libro. Pues, en los escritos de Josué se habla también de un sitio llamado Hazar-sual.

En este sentido, Ezem se destacó como una ciudad que estuvo en medio de la riqueza de los hijos de Judá. Mientras que al respecto de Simeón, sabemos que fue la segunda tribu de Israel que recibió su heredad por parte del Señor y de los patriarcas más resaltantes de la Biblia.

Pues, por aquellos días los hijos de Dios recibieron sus territorios de acuerdo a sus clanes y linajes familiares. Es por eso, que lo concerniente a los de Simeón se ubicaba en las locaciones que tenían que ver con Judá.

Ahora bien, el día que se llevó a cabo la repartición que le correspondía a Simeón, no solo se le otorgó a Ezem. Si no que a la par, le pertenecieron otras ciudades cuyos nombres son bastante resaltantes dentro de la Biblia. Entre ellas, se encontraban Berseba, Súal, Balá y Sarujen.

En total, los de Simeón recibieron la potestad de trece ciudades con sus aldeas y todas sus poblaciones. Aunado a ello, se anexaron otros pueblos circundantes cuyos habitantes residían en los bordes del Néguev.

Vida en Ezem

Luego de que Ezem se les asignara a los hijos de Simeón como parte de su heredad, comenzaron a llegar las nuevas generaciones que repoblaron la tierra.

Todo esto, bajo la voluntad del Señor para que siguieran sus ordenanzas conforme a los mandamientos que se dieron a conocer a todas las descendencias.

Cabe destacar, que la tribu de Simeón recibió porciones de territorio extra, teniendo en cuenta que los de Judá contaban con más espacio del que sus clanes necesitaban.

Subir