Espiritual significado bíblico

espiritual

Definición. El significado bíblico de espiritual es estilo de vida. Tiene su origen católico, durante el siglo XVIII. Los ortodoxos lo designan como 'teología mística', otros lo llaman 'vida cristiana'. Espíritu, es sinónimo de este vocablo. En religión, es conducir el desarrollo puro de la persona siguiendo las enseñanzas y preceptos de Dios, de Cristo y sus discípulos. 

Vídeo sobre el significado bíblico de Espiritual

https://www.youtube.com/watch?v=xPiynjhSIvM

Esta palabra detalla las cualidades del ser: su fe, su creencia, y proceder que conforta la vida de las personas para sobrepasar las experiencias de su cotidianidad. Representa la esencia del ser, y su inclinación por los valores y vivencias religiosas. Su vínculo con Dios por medio de los rezos guiados por intermedio del espíritu santo (Romanos 8:26).

Espiritual como naturaleza humana

La vida es la práctica de experiencia religiosa, que forma parte de diversas doctrinas no cristianas concebidas en la naturaleza del individuo. Ella busca la existencia de actitudes generosas, de moralidad y compromiso. Es la esencia inmaterial propia del ser humano.

Jesucristo afirma que la Divina Gracia nos conducirá hacia el camino de ‘la verdad’ (Juan 16:13). Nos orienta, a tomar los preceptos de Dios, aplicándolos en la forma de proceder en la cotidianidad de la vida. Una vez hecho esto, el creyente ha permitido que el Espíritu Santo encauce su existencia, dirigiéndose por intermedio de la oración, hacia el camino de Dios.

Cristo nos dice que los seres humanos emocionales son venturosos. Mateo 5:3: 'Afortunados son los que entienden de su necesaria sensibilidad espiritual, en virtud de que a ellos corresponde el reino de Dios’. Si estamos centrados en el plano anímico, nos sentiremos en paz con el Creador. Asimismo, estaremos en paz consigo mismo en el ahora, y a futuro podremos alcanzar la eternidad celestial.

Como fieles cristianos, debemos mantener de manera clara la relación al Espíritu, mediante la confesión (1 Juan 1:9). Es la comunión con el alma del Todopoderoso bajo su gran poder y gloria. De tal manera que, la conciencia se relaciona con la energía, o la virtud que conforta al cuerpo en el accionar humano.

Se describe como ese don celestial que el Todopoderoso otorga a algunos individuos. Es el deseo de percibir bienestar y de unirse con la ambiente del ser humano. También es la manera de describir su integridad, del mismo modo que lo es lo moral, lo razonable, lo justo, la libertad, y la elocuencia. Son cualidades que se encuentran en toda cultura y comunidades.

Subir