Escribano significado bíblico

escribano

Definición. El significado bíblico de escribano es persona que copiaba las Escrituras. Con el tiempo se le concedió este título a alguien instruido en Ley Mosaica. Se le llamó escriba. Esta palabra también tuvo otras aplicaciones.

Existieron escribanos en diferentes países. En Egipto la mayoría eran de la clase baja, pero educados e inteligentes. Expertos en trabajos comerciales y legales, los escribas de Babilonia fueron muy importantes. Ellos transcribían los negocios. Se ubicaban en las cercanías de las puertas de la ciudad.

Los de origen hebreo eran secretarios públicos. Emitían certificados de divorcio y transacciones de todo tipo. Llevaban los registrados de la cantidad de soldados en los regimientos. Anotaban la contabilidad en el templo.

El escribano

Después de Esdras se encargaban solo de hacer copias de las Escrituras Hebreas. Se les llamó Soferim. Efectuaban trabajos cuidadosos. Se volvieron tan meticulosos que contaban las letras copiadas. Si cometían un error en una sola letra toda esa parte del rollo era eliminada. Después la reemplazaban por una nueva. Para evitar esto, leían cada palabra en voz alta. Luego escribían.

Con el tiempo, se volvieron legalistas. Por ejemplo, limpiaban la pluma antes de transcribir la palabra Señor o Adonai. Al principio tuvieron la buena intención de no cometer errores. Pero en épocas posteriores se tomaron ciertas libertades. Por ejemplo, quitaron las cuatro consonantes del nombre divino. Lo sustituyeron por la palabra Adonai o Elohim, esto lo hicieron por una superstición. No debían pronunciar el nombre de Dios para no irrespetarlo.

Después de Cristo algunos copistas se dieron cuenta de los errores de los soferim. Entonces, hicieron notas en los márgenes y al final del texto, a estas se llamaron masoras. Explicaban las equivocaciones encontradas, y a los copistas que las hicieron se les nombró masoretas.

Los escribanos en el primer siglo

Estos hombres recibieron este título por haber estudiado la Ley. Muchos no eran sacerdotes. Sin embargo, formaron un grupo de élite. Fueron eruditos admirados por la gente. Los llamaban Rabí, es decir, 'Mi Grande'. En la Biblia se les menciona como Maestros de la Ley. Ellos formaban parte de la secta de los fariseos. Apoyaban las 'interpretaciones' de estos. Jesucristo los condenó en muchas oportunidades por ser hipócritas.

Los copistas cristianos en su mayoría no eran profesionales. Sin embargo, hicieron este trabajo con gran dedicación. Hay numerosos manuscritos de finales del siglo IV E.C. Los estudiosos los han comparado. Se han dado cuenta de que las diferencias son mínimas. Las doctrinas básicas no cambian. Esto demuestra el trabajo minucioso y dedicado que tenían.

Subir