Edicto significado bíblico

edicto

Definición. El significado bíblico de Edicto proviene de un vocablo latín edictum, que traducido hace referencia a, proclamar en voz alta, o decir. Esto se refiere a los decretos que dictan los gobernantes humanos como instrumentos jurídicos.

Origen del término Edicto

En terminología del derecho, alude a los mandatos o decretos que publica alguna autoridad de un país determinado. Puede ser emitido por un príncipe, un juez, magistrado o figura de poder administrativa. Con la finalidad de exigir la observancia de reglas en un asunto.

La expresión tiene su origen en el derecho romano. Donde se creó por primera vez en el siglo IV a. C, como una forma de comunicación procesal. Lo empleaban los pretores de las urbes para atender los litios ocurridos entre los ciudadanos romanos.

Este luego se extendió también a los residentes extranjeros que se establecerán en el país. Con el tiempo, el Edicto paso a ser una fórmula imperial, solo la autoridad de los gobernantes podían dictar esas leyes. Además, de reformar algún aspecto relacionado con la justicia o administración de su territorio.

Edictos promulgados en la época de la Biblia

En las escrituras se narran sucesos donde los gobernantes, de turno, dictaban leyes y Edictos. A estos los honraban todos los ciudadanos y nadie los podía cambiar. Tal es el relato del tiempo de Daniel. En ese entonces gobernaba el rey Darío el medo. Este miraba con favor al siervo de Dios por sus excepcionales dotes.

Incluso lo designó como uno de los altos funcionarios del rey. La situación cambió cuando los colegas de Daniel suplican al rey de emitir un Edicto que prohibiera hacer peticiones a cualquier dios u hombre que no fuera el rey mismo. Este Edicto lo sellaron de acuerdo a la ley de los medos y persa, por lo que no se podía cambiar.

Pero Daniel no obedeció aquel decreto, siguió orando a su Dios, Jehová y él lo salvó de la boca de los leones. Otro relato es el de Ester. El primer ministro del rey Asuero, emite un decreto donde se manda a exterminar a los judíos. Luego de orar a Jehová, la reina se presenta ante el rey sin ser invitada.

Le suplica que anule tal ley. Pero estas no se pueden cambiar, por eso, él le da autoridad a Ester y a Mardoqueo para que promulgue nuevos Edictos. Se envían el reciente decreto que permite a los judíos combatir y así defenderse.

Subir