Elda significado bíblico

elda

Definición. El significado bíblico de Elda, es descendiente del linaje de Abraham e hijo de Madián y Cetura. El origen del nombre es hebreo y quiere decir Dios nos llamó o a quien el Altísimo desea.

Elda fue hermano de Efer, Efa, Hanoc y Abida. Formó parte de la tribu de los madianitas que surgió en Cannán y cuya historia aparece muchas veces dentro del Viejo Testamento. Sobre todo, en Números, Éxodo y Jueces. Además, se sabe que este clan no tenía buena relación con el pueblo de los israelitas.

Por otra parte, se conoce un personaje bíblico llamado Eldad, quien fue uno de los ancianos designados con la tarea de ayudar a Moisés. No solo en el plano espiritual, sino en la construcción del tabernáculo y en la guía de los hebreos que caminaban con ellos.

Sin embargo, Eldad estuvo lejos cuando Moisés convocó a los ancianos para otorgarles el Espíritu Santo de Dios. De igual forma, lo alcanzó en el campo en el que se encontraba y de tal modo se convirtió en profeta del Señor.

Elda y los madianitas

En los tiempos antiguos, tanto Elda como su tribu se beneficiaron de las bendiciones que Dios concedió al pueblo de los hebreos. Pese a ello, su origen procede de un hombre que se llamaba Madián, pero que era un ilegítimo de Abraham. Se le consideraba un bastardo que fue su primer descendiente directo.

Y es que, Abraham no deseaba que los hijos que tuvo con sus amantes recibieran su herencia o le quitaran el protagonismo a Isaac, quien era su descendiente legal. Razón por la cual, decidió desterrarlos para que se mantuvieran alejados.

De todos modos, Elda y los madianitas vivieron en las tierras de Moab al este del Mar Muerto. Desde allí, establecieron el comercio con la ruta de la región de Efá. Asimismo, pactaron con los habitantes de Canaán y de vez en cuando, realizaban pillaje en sus tierras. Todos estos relatos aparecen en el libro de los Jueces.

Elda y los israelitas

Al formar parte de la tribu de los madianitas, Elda fue uno de los hombres que mantuvo conflicto con el pueblo de los hebreos. Por lo tanto, Moisés decidió que los semitas los ayudaran a derrotarlos, quemando sus ciudades, su ganado y acabando con sus objetos de valor.

Así pues, israelitas y madianitas interactuaron y planificaron cómo serían las relaciones comerciales y la repartición de las cabezas de las nuevas doce tribus.

Subir