Elam significado bíblico

elam

Definición. El significado bíblico de Elam es proveniente de Sem, ya que él fue uno de sus hijos. Por medio de su padre procedieron 'linajes, con sus propios idiomas, en sus regiones, según sus países'. Aunque en las Sagradas Escrituras no se detallan los nombres de sus hijos, un pueblo y un distrito si se llaman así.

Este último demarcaba con el linde sureste de Mesopotamia. En tiempos antiguos esta provincia comprendía el lugar que en la actualidad se conoce como Khuzistánz, ubicada en el territorio sureste de Irán.

Idioma del Elam

Las investigaciones aseveran que los elamitas no eran familias de Sem. Sin embargo, el escritor del libro de Génesis los incluye entre estos por motivo político o geográfico. Este sentir se basa en el concepto de que la lengua de ellos no era semita. Además, se comenta que los apuntes imputados a los elamitas se encuentran en un lenguaje aglutinante.

Pero, los lingüistas no pudieron relacionar con triunfo ese dialecto 'elamita' con ninguna otra habla que sea popular. La Enciclopedia Británica (1959, vol. 8, pág. 118) expresa: 'Toda esa región fue habitada por diversas tribus, en las que casi la mayoría platicaban lenguas aglutinantes. Ahora bien, a pesar de eso, los que vivían en las jurisdicciones occidentales eran semitas'. (Cursivas nuestras; MAPA y TABLA, vol. 1, pág. 329.).

Las inscripciones descubiertas en Elam no certifican que los auténticos elamitas no fuesen de origen semita. Esto se debe a que hay varios ejemplos históricos de los poblados que adoptaron una expresión diferente al suyo, ocasionado por la llegada de muchos extranjeros.

Historia de la tierra de Elam

En la Palabra de Dios se cita por primera vez a Elam como un país que se remonta a la época de Abrahán en el año 2018-1843 antes de la era común. Esto fue al momento de hacer una alianza, el gobernador de ese pueblo 'Kedorlaomer' con los príncipes de la comarca del mar Muerto. La realizó en contra de la confederación cananea y sus majestades.

Este dirigente sale como el director de la coalición y jefe que tuvo mando sobre los reyes cananeos a los que venció. Una campaña tan grande, con un viaje de 3.200 kilómetros ida y vuelta, no fue rara para los gobernantes mesopotámicos.

La historia ratifica que a comienzos del II milenio antes de la era común, ocurrió una etapa de potencia elamita en la comarca mesopotámica. Un militar elamita, apodado Kudur-Mabuk, agarró Larsa, una urbe significativa que se localizaba adyacente al Éufrates, al norte de Ur, y puso como rey a su hijo Warad-Sin.

Subir