Zafiro significado bíblico

zafiro piedra preciosa

Definición. El significado bíblico de Zafiro es el nombre de una piedra preciosa muy afamada y valiosa en todo el mundo. Se le conoce porque a pesar de que puede ser de varios colores, los más populares son los que desprenden un azul intenso.

El zafiro es traslúcido y trasparente y se cree que es una variante del Corindón. Los de más valor son los azul oscuro, puesto que son los más raros.

Zafiros en las sagradas escrituras

En término zafiro en la Biblia aparece en varias ocasiones para hacer referencia de este mineral tan extraordinario. Aunque, se piensa que la piedra de la que se habla en esos textos es el lapislázuli, que es muy parecida en el color. Autores como Teofrasto y Plinio también se confundieron y la llamaron zafiro.

Esta se le importaba con frecuencia desde Urartu y de Elam, sin embargo, estas eran regiones intermediarias. Puesto que, solo se encontraba en una ciudad en el extremo de Afganistán. En Asiria y en Egipto se producían pero de manera artificial.

Una de las primeras menciones sobre los zafiros se puede encontrar en el libro del éxodo. En donde se describe que en el día del juicio, el pectoral del sacerdote estará lleno de piedras, entre las cuales, en la segunda fila, se destaca el zafiro, junto a una esmeralda y un diamante.

Isaías habla de los cimientos de una futura ciudad de Jerusalén, la cual será construida con materiales bellos. Dice que sobre zafiros cimentará el pueblo. Por otra parte, en el Apocalipsis se nos detalla que cuando se abra el cielo, se podrá ver un castillo.

Los muros de la construcción celestial se adornará con gemas hermosas. En la descripción, hay una por cada cimiento, el primero es de jaspe y el segundo de zafiros. Mientras que el tercero de ágata y el cuarto de diamante.

Valor de los zafiros

La roca tiene un valor alto en el mercado actual, pues son difíciles de encontrar. Debido a que yacen en cuevas subterráneas. Desde la antigüedad se conoce que cuesta mucho tener un zafiro. No obstante, el autor del libro de Job nos dice que hay algo más valioso. Pues, para él, la sabiduría no se puede comparar en valor ni con el oro, el zafiro u ónice.

De este modo, se explica que una persona que sea sabia tanto en conocimientos como en lo espiritual, tiene muchas más riquezas que la monetaria.

Subir