Corbán significado bíblico

corban

Definición. El significado bíblico de Corbán es 'ofrenda'. El vocablo en hebreo original es qor·bán, y su similar en griego (kor·bán). Como se expone en Marcos 7:11, este es 'un regalo brindado a Dios o al templo'. La expresión hebrea afín, que está en el libro de Levítico capítulo 1 y 2 y Números capítulos 5 y 6, atribuye tanto a ofrecimientos sanguinarios como no sangrientos.

Una palabra griega semejante a kor·bán es kor·ba·nás, es la que sale en Mateo 27:6. Allí se comunica que los sacerdotes principales explicaron que no era legal echar en 'la caja [un modo de kor·ba·nás] santificada' el dinero de la traición de Judas. Esto se debe a que era 'el costo pagado por la sangre de Cristo'.

Desobediencia de los fariseos y el Corbán

Para la época del servicio de Jesucristo en la Tierra, se había adoptado una costumbre reprochable con respecto a los regalos destinados a Jehová. Hacían creer que salvaguardaban para el Creador lo que se había determinado 'corbán', pero saltaban la obligación divina de honrar a los padres señalada en Mateo 15: 3-6.

Los fariseos instruían que si una persona expresaba con relación a sus bienes 'sea corbán' o 'es corbán', no podían utilizarlos para saciar las necesidades de sus padres. Lo más impactante era que así estuvieran muy necesitados, no los ayudaban porque era un 'un regalo brindado a Dios'. Sin embargo, ellos mismos si podían utilizar sus bienes hasta el día de su muerte si lo deseaban. Así, aunque estos fariseos decían honrar al Todopoderoso, su corazón no estaba en sintonía con las justas normas de Jehová.

¿Qué sucesos  infectan a una persona?

El hijo de Dios se enfureció por como estos líderes religiosos manipulan las santas escrituras. Por eso, les dice en Mateo 15:6-11 que son unos hipócritas. Asimismo, expresó que de nada servía que lo estuvieran adorando porque lo que enseñaban eran normas de hombres. Entonces Jesús le dice a la multitud que lo que contamina a una persona no es lo que entra por su boca, sino lo que sale.

Más tarde, en Mateo 15:17-20, Pedro le solicita, que les revele mejor qué es lo que contamina a una persona. Jesús les pone un ejemplo y les señala que del corazón salen razonamientos inicuos: homicidios, adulterios, obscenidad sexual, hurtos, falsos alegatos y maldiciones. Entonces, lo que contamina a una persona son los hechos malvados que brotan de su corazón.

Subir