Arditas significado bíblico

arditas

Definición. El significado bíblico de arditas, es término que se empleó con el motivo de designar a los hijos y a la descendencia de un personaje llamado Ard. Tales registros se nos muestras en uno de los pasajes del libro de los números. En donde, a la par, se hace referencia a la familia de los naamitas, del linaje de Naamán, quien era su hermano.

Ahora bien, cuando hablamos de los arditas, no podemos hacerlo sin mencionar a su fundador y padre. El que, llevó el nombre de Ard y figuró de gran manera en la línea genealógica de la cual provenía Benjamín, quien fue su abuelo.

Sin dejar de lado, que fue uno de los patriarcas más relevantes que registró sobre las tribus de Israel.

Asimismo, el término Ard del hebreo nos indica que ocupó un rol de líder y comandante respecto a las personas que tuvo que servir de ejemplo.

En este caso, hablamos de los arditas. Un grupo de hombres y mujeres cuya fe siempre estuvo de parte del Señor. Pues, sus antepasados provenían de Jacob, uno de sus predilectos que cumpliría una misión importante sobre la tierra.

A pesar de que al nombre de Ard se le confundió con Adar, lo que lo distingue es su núcleo familiar, es decir, los arditas.  

Ard, Benjamín y los arditas

Los orígenes de los arditas son en verdad relevantes. Pues, estos provienen de los grupos tribales que venían de Egipto y que anhelaban encontrar la tierra que Dios les prometió.

Todo ello, con el fin de librarse de la esclavitud a los que los mandatarios de aquella región los sometían. La razón es que, se les propiciaban malos tratos y castigos.

Ante este tipo de situación, ¿Quién no querría huir? Por lo tanto, los doce hijos de Jacob establecieron cabezas de familias, como lo fue Benjamín.

A pesar de que se dividieron, no dejaron de ser hermanos porque su padre era Dios. Así pues, sus creencias y principios religiosos eran los mismos. Sin omitir, sus valores morales y la adoración que le brindaron en vida.

Asimismo, los arditas como descendientes de Ard y de Benjamín, tuvieron una misión importante en la que sembraron sus enseñanzas, el amor y la fe en sus hijos.

No es un secreto que se les asignó un terreno fértil en el cual se establecieron y tomaron mujeres por esposas. Por tal razón, Jehová les bendijo durante el resto de sus días sobre la tierra.

Subir