Abinadac significado bíblico

abinadac

Definición. El significado bíblico de Abinadac o Abinadab, es nombre de varios personajes pertenecientes a los registros de las sagradas escrituras. Tal término se traduce como padre de la abundancia.

Uno de los que se llamó Abinadac, fue el segundo hijo de Isaí. Se caracterizó por ser el asesor de varios reyes muy relevantes dentro de la historia bíblica. También, porque vivió en el territorio de Jerusalén y obedeció siempre a los mandatos del Señor. Lo que, le hizo avisar a los demás respecto al templo y la destrucción de Israel por el culto a falsas deidades.

Por otra parte, Abinadac también figura como uno de los hijos de Saúl. El cual, se caracterizó por ser el primer rey de Israel y por acceder a los ruegos del pueblo. En donde, se le pedía que les ayudase a enfrentar a los amalecitas y a los filisteos. Todo ello, bajo la gracia divina y el poder del Eterno.

Conviene acotar, que el nombre Abinadac le perteneció de igual modo al padre de un yerno del rey Salomón. El que, gobernó en Dor y realizó grandes actos que le hicieron sobresalir dentro de su reino.

Abinadac y el arca de la alianza

Es importante señalar que también se le llamó Abinadac a un hombre originario de Quiryat-jearim que fue el dueño de la casa en donde el arca se posicionó. La cual, estuvo allí durante un periodo de veinte años consecutivos una vez que los filisteos la devolvieron.

Cabe destacar, que el hijo de Abinadac tenía por nombre Eleazar y fue él quien se hizo cargo de proporcionarle todos los cuidados necesarios al arca en su estadía. Pues, se sabe que los filisteos la poseyeron por siete meses y pasado el tiempo, decidieron llamar a un grupo de sacerdotes y adivinos.

Razón por la cual, les dijeron que no sabían qué hacer con el arca de Dios y que les ayudasen a devolverla a su lugar. Por lo tanto, ellos les recomendaron que si la iban a enviar a Abinadac, tenían que brindar una ofrenda por la culpa. En la que, era importante que colocaran cinco tumores de oro y ratones que representarían la plaga que estuvo sobre ellos.

Gracias a estas acciones se les sanaría y conocería el motivo por el que se apartaron de la mano y de los estatutos del Señor. De tal modo, los filisteos regresaron el arca a la casa de Abinadac conforme al número de sus príncipes, pagando una ofrenda por su culpa.

Subir