Abisur significado bíblico

abisur

Definición. El significado bíblico de  Abisur es 'Mi padre es una muralla', este se obtiene según el hebreo 'Abishur' que se traduce como 'Mi Padre (Dios) es un muro' o 'creador de la muralla'.

Abisur es descendiente de Judá por medio de la línea familiar de Hezrón, quien fue el mayor de los dos hijos que tuvo Farés, el cual fue el último que nació entre Tamar y Judá, descendiente del patriarca Jacob. Aunque no se puede encontrar mucho sobre la línea familiar de Hezrón, de donde proviene Abisur, se sabe que pertenece la genealogía del rey David y Jesucristo.

Antepasados y descendencia de Abisur

Abisur fue primogénito de Samai (Shammay: shem’a ya = Jehová a oído). A su vez, Samai fue hijo de Onam, el cual fue el segundo descendiente de Judá.

Los descendientes de Abisur nacen de su unión con Abihail (Abijayil: 'Mi Padre {Dios} es fuerte'). Abihail fue una Levita, perteneciente al linaje de Merari. Fue Jefe de la tribu de Gad, la cual fue una de las Doce Tribus de Israel. El clan de Gad estaba formada por la prole de Gad.

La esposa de Abisur fue familia de Eliab, (hija o nieta). Abisur tuvo dos retoños con Abihail, los cuales fueron Ahbán y Molid. Ahbán (Ajban 'El hermano es constructor'); Molid ('Que engendra', 'Que es padre de').

Significado del nombre Abisur

La palabra 'Abisur' puede traducirse como 'Mi creador es una muralla', 'Mi Padre {Jehová} es un muro', también se define: 'Mi Padre es un protector'.

Este tipo de significados que hacen referencia a Dios, puede dar paso a las cualidades que debería tener un padre, tales como:

Amar sin condición: un buen progenitor ama sin excusas a sus hijos, vela por su bienestar dando todo de sí mismo (Juan 3:16). Un papá amoroso aleja a su prole del mal y los guarda de él (1 Juan 3:1).

Compasión: un padre debe ser cálido, comprensivo y compasivo con sus hijos, así como Jehová lo es con todos nosotros (Salmos 103:13).

Encomendar a su descendencia con Dios: un padre sabe que no siempre podrá proteger a su prole de los males ajenos al hogar, por ello debe confiar a Dios el bienestar de su familia. Job era un gran ejemplo de esto, él encomendaba sus hijos a Nuestro Creador para mantenerlos a salvo (Job 1:4-5).

Subir