Ángel significado bíblico

angel

Definición. El significado bíblico de Ángel es ser divino, sobrenatural que se encuentra en distintas religiones. Ser generoso que actúa como mensajero de Dios en la tierra. Un ángel de forma etimológica tiene su origen en el latín 'angelus' qué significa mensajero. Es un término que se vincula a los religiosos, porque es muy utilizado para describir a un ser divino, de espíritu puro al servicio de Dios.

En hebreo, el término Ángel se usa con la palabra 'Malaj', cuyo significado es yendo y viniendo, lo que involucra un fuerte trabajo, lo que nos lleva a otro termino hebreo 'Melaja', la cual nos indica que un ángel es emisario que va y viene de forma inagotable, llevando información.

En relación a los estudios de la Antroponimia antigua, se considera proveniente de la palabra griega ággelos. También, es un nombre que en la historia ha estado muy concurrente con el arte, usado particularmente en las esculturas y pinturas.

Interpretaciones de la palabra Ángel

En relación a su naturaleza, es un ser celestial  y de luz cuyo propósito es ayudar a transmitir un mensaje. Es un ser sublime e intangible. En la religión cristiana, ángel se le conoce como espíritu celeste asistente de Dios para su servicio. Cada ángel creado y específicamente los pertenecientes al último de los 9 coros, se clasifican en la teología clásica.

Un ángel es un ser de inteligencia, de gran poder, santidad,  y un servidor de manera incondicional. También, es una emanación de Dios, para causar efectos en la tierra. Su misión es llevar mensajes a la humanidad para llenarla con la presencia de Dios. Igualmente, ellos constituyen una categoría  menor en el escala celestial.

Se consideran intermediarios para la protección de los hombres para hacerlos entender la palabra de Dios y guiarnos de manera correcta. Ellos son criaturas celestiales, las cuales se encargan de guiar al ser humano por el camino del bien ayudándonos a vencer dificultades.

El nombre de Ángel, es popular en las personas que engloban los 50 años y se les considera como un individuo que posee cualidades peculiares de los espíritus angelicales, en otras palabras,  inocencia, bondad, encanto y belleza.

En el catolicismo, se encuentra un personaje llamado el ángel de la guarda, aquel que se representa como uno de los ángeles más bondadosos que existen. Asimismo, se comenta que Dios le destina a cada individuo uno, con el fin de que los protejan.

Subir