Visita-visitar significado bíblico

visita visitar

Definición. El significado bíblico de visita, visitar es acudir hacia la vivienda de una persona con el fin de saber cómo se encuentra. Por lo general, cuando la gente va a visitar a alguien, lo hace por cortesía o sentimientos de cariño genuino. Razón por la cual, existe una relación de amistad u otros motivos.

Vídeo sobre el significado bíblico de Visita

https://www.youtube.com/watch?v=y1GiV9b0Smo

En las sagradas escrituras, la palabra visitar aparece numerosas veces. Sin embargo, se le otorga diversos significados. Claro que, la visita más común es la que se realiza como un acto de amor. Tal lo hizo Dios con su pueblo. O en el caso de Jesús, el hijo amado que el Padre envió a la tierra para salvar a los hombres.

Asimismo, en el Nuevo Testamento apreciamos la visita que ejecutó la Virgen María a su prima Isabel en la ciudad de Judá. Y toda su familia la recibió con plenitud y dicha, pues, sabían que cargaba en el vientre al mismo hijo de Dios. De allí, nació la frase de Bendita tu eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre.

Visita de los cristianos

Por otra parte, cuando Jesús descendió a la tierra y edificó las bases del cristianismo, les dijo a sus hermanos que debían visitar con caridad. Con esto, se refirió a la visita a los enfermos y desamparados. Sin dejar de lado, a los encarcelados.

Con este tipo de actos de visita, Jesús nos enseña que las necesidades como el hambre, la sed o la angustia, pueden calmarse con la ayuda de una mano amiga. Nos impulsa a visitar a los menos favorecidos porque todo ello es como si se lo hicieran a Él. Por eso, nos indica que seremos benditos y heredaremos el reino de los cielos.

La visita de Dios

Por lo general, el término visitar se refiere al día en el que el Altísimo aparecerá sobre la tierra para juzgar los actos de los hombres. Ya desde los tiempos antiguos, lo hizo con el pueblo desterrado de Babilonia, porque les visitó con el propósito de que retornaran hacia su tierra de origen.

Entonces, si Dios nos visita, juzgará nuestras malas acciones o infidelidades. Por lo que, a los pecadores se les condenará como castigo. En tanto que, los hombres puros de corazón y nobles hacia la voluntad del Padre, estarán a salvo.

La historia de la salvación definitiva y la visita, se nos anuncia en el Nuevo Testamento y en el libro del Apocalipsis.

Subir