Verbo significado bíblico

verbo

Definición. El significado bíblico de verbo, es aquel que fue hecho carne y habitó entre los hombres. Con ello, nos referimos a Jesucristo siendo el hijo del Padre y el verbo de Dios. También, se le conoce al término griego como logos.

Según el apóstol Juan, Jesús es el verbo del Creador que vino al mundo a infundir vida y a renovar el pecado de los hombres. Su propósito en la tierra, era revelar la verdad y retornar al cielo después de cumplir su finalidad.

Con base a esto, Isaías 55:10-11 nos dice lo siguiente 'Porque como baja de los cielos la lluvia, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será el verbo y la palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo diga, y será próspera en aquello para lo que la mandé.'

Verbo espiritual y la acción de Dios

El verbo es el hijo del Altísimo, es la segunda persona de la Santísima Trinidad que vino a estar entre nosotros. Por lo tanto, Jesucristo es quien lo representa ante las personas que creen en su palabra de salvación.

La acción del verbo humaniza, porque nos ayuda a encontrar el sentido de la vida y a seguir la voluntad del Padre Celestial. Toda la Creación es obra de Dios y desde el principio, el verbo está presente entre nosotros.

El verbo hecho carne habitó y llenó de gracia y verdad la tierra. Formó parte de la comunidad y reveló su Poder ante los hombres, su acción no tiene fin.

Juan el Bautista y el verbo

En gran parte de los versículos de la Biblia, se nos relata la función que tuvo Juan el Bautista como profeta al revelar la verdad y la misión del verbo en la tierra. Es por ello, que se recuerda aquella escena en donde bendijo a Jesús para que las personas lo reconocieran y lo recibieran en su corazón.

Algunas de estas personas, no aceptaron al verbo, pero quienes sí lo hicieron, se les consideró como hijos del Padre.

El verbo hecho carne estuvo después de Juan el Bautista, pero también antes. Habitó entre nosotros y se mostró como el unigénito de Dios. Su verdad vino a través de Jesucristo para dar a conocer al Altísimo y borrar el pecado de la tierra.

Subir