Tribuno significado bíblico

tribuno

Definición. El significado bíblico de tribuno, es rango que formaba parte de los militares romanos. Se le caracterizaba por estar debajo del de general, pero más arriba del de los centuriones.

El tribuno solía designarse por parte del emperador, y en esos tiempos existieron hasta más de seiscientos mil hombres entregados a tal servicio. Asimismo, se les ubicaba en diversas legiones, dependiendo de los propósitos de los altos mandatarios.

Además, quien se desempeñaba de tribuno tenía el permiso para aprender a los demás hombres del pueblo. Tal y como aconteció cuando Jesús vino a la tierra y entregó su vida por la nuestra.

Sin embargo, hubo un tribuno que se le reconoció en la Biblia por ayudar al apóstol Pablo cuando estaba a punto de morir aplastado por una multitud en Jerusalén. Su nombre fue Claudio Lisias y se tienen registros de que no era de origen romano. Si no que, más adelante obtuvo la ciudadanía.

Funciones del tribuno

Los tribunos que pertenecían a las tribus de Roma, debían defender los intereses del pueblo. Todo ello, con la ayuda del pretor, el general o el gobernador, quienes tenían altos mandos más elevados. Así pues, se encargaban de defender los derechos de la plebe y evitar todo tipo de abusos que involucraran a la clase senatorial de los romanos.

Por su parte, el tribuno tenía una estructura de autoridad militar. Por lo general, eran hombres que provenían de familias de clases altas y adineradas. Se les enseñaba e instruía en todo lo referente a este tipo de oficio.

En las legiones, se seleccionaban al menos seis tribunos en donde iban rotándose el mando de manera regular. En un inicio, el pueblo no participaba en esta toma de decisiones, pero a partir del año 311 a. C, comenzaron a tener más protagonismo.

Tipos de tribuno

Cabe destacar, que los tribunos se dividían en jerarquías, lo que les infundía mayor poder a unos que a otros. Algunos de ellos actuaban como segundos al mando y eran capaces de asumir un cargo temporal en la legión a la que pertenecieran.

Mientras que, había otra clase de tribuno a las que se les denotaba como angusticlavos. Los cuales, no tenían poder de mando, más sí demostraban experiencia a la hora de desempeñarse en los cargos militares. Poseían armaduras más sencillas que las de los laticlavo, que se distinguían por su calzado y cintas de oficiales superiores.

Subir