Siló significado bíblico

silo

Definición. El significado bíblico de Siló es aquel a quien pertenece. Este término se relaciona con una de las bendiciones que dio Jacob a uno de sus hijos. Más adelante, se le aplicó al Mesías prometido, quien vendría a salvar a las personas. Por otro lado, también se refería a un lugar importante para los israelitas.

¿Por qué le pertenece a Siló el reino que nunca acabará?

Cuando Jacob estaba a punto de morir, llamó a todos sus hijos para darle su bendición. Entre sus palabras se encontraba la descripción de cómo sería la familia de cada uno de ellos. En cuanto a Judá, le prometió, que el cetro (que representaba la soberanía real) y el bastón de comandante (era el poder de gobernar) no se apartaría de su casa.

Él nunca se imaginó que de su linaje se establecerían los reyes de la nación. Esto comenzó con el gobierno de David al Sedequías, él fue el último monarca. Esa gerencia real se mantendría hasta que llegará Siló, que era el que tenía el derecho legal de asumir esa posición tan relevante.

Aquel a quien pertenecía ese honor fue Jesús. Siglos más tarde, él era único descendiente al que se le prometió la gobernación real. Cuando el ángel visitó a María para anunciarle su embarazo, le indicó que su hijo sería el que recibiría de parte de Dios el trono de David. Este reinaría sobre la casa de Israel y su gobierno no tendría fin.

¿Dónde quedaba Siló en el Israel antiguo?

Esta era una ciudad de la tribu de Efraín, que se encontraba al norte de Betel. En ella se instaló el tabernáculo y se completó el proceso de repartición de las tierras a las familias del pueblo. Poco tiempo después, los clanes que estaban al este del Jordán erigieron un altar de adoración. Las demás casas paternas consideraron que esto era un acto de apostasía. Por eso, se reunieron en Siló para combatir contra ellos.

Cuando sus hermanos le explicaron que era un monumento que representaba su fidelidad a Jehová, se reanudo la paz en el pueblo. Luego, desde Siló unos 12.000 soldados empezaron una acción contra los habitantes de Jabés-galaad por mantenerse neutrales en la batalla con los benjamitas, que no servían para nada.

El tabernáculo permaneció en este sitio durante la mayor parte en la que vivieron los jueces. Sin embargo, esta la trasladaron a una batalla contra los filisteos. Pensaban que eso les daría la victoria. Ella nunca regresó a la ciudad.

Subir