Recabitas significado bíblico

recabitas

Definición. El significado bíblico de recabitas, se traduce a los que pertenecen a Recab. Es decir, los descendientes de Recab, un quenita. Que forma parte de la línea genealógica de Jehonadad.

¿Quiénes fueron los recabitas?

Recab fue el hijo del antepasado Jehonadad. Se cree que para la época de este rey, algunos de los recabitas, se establecieron en el reino septentrional. Esto lo confirma el hecho de que el rey se unió con Jehú. Cuyo propósito de esa alianza fue la de oponerse a la adoración del dios falso, Baal.

El siervo de Dios, estando en el trono, ordenó al pueblo y a sus familiares vivir como residentes forasteros. Lo que implicaba, que no debían plantar viñas, sembrar semillas ni beber vino. Para el tiempo de Jehoiaquim en el año 628 hasta el 618 a.E.C., los descendientes recabitas vivían en Judá.

En las escrituras se narra cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, ataca al pueblo, ellos se dirigen a Jerusalén para resguardarse de los caldeos y los asirios. Siguiendo el mandato de Jehová, el profeta Jeremías, llevan a Jaazanías y a todos los de Recab a un comedor del templo. Todos entraron en ese lugar, lo da a entender que eran muy pocos los que quedaban de esa raza.

¿Qué dice la Biblia sobre los recabitas?

El relato bíblico señala que Jeremías ofrece vino a los de esta tribu y los anima a tomar. Pero ellos rechazan esa invitación. El motivo de la negativa se debió al mandato de su ascendiente Jehonadad. Alegaron que la causa de su traslado hacia ese territorio, era para huir de los ejércitos invasores. Por eso ahora ya no estaban en tiendas de campaña.

Al Dios verdadero, Jehová, le complació la obediencia que demostraron. Y los usó de ejemplo contra los judíos de ese entonces. Los parientes de Recab siguieron con fidelidad y respeto el mandato de su antepasado, un padre de origen terrenal. Por el contrario, los judíos no obedecieron a su Dios.

Por eso el todopoderoso prometió a los recabitas que su nombre permanecería. Su tribu estaría de pie delante de él. También se relata la ocasión cuando Malkiya, un hijo de Recab, repara la puerta de los montones de ceniza.

Si estos eran prole de aquella nación, entonces sobrevivieron al exilio y recibieron el cumplimiento de la promesa de volver a su país. Por otra parte, en las escrituras se llama a Hammat, como el que era el padre de la casa de Recab.

Subir