Principio significado bíblico

principio

Definición. El significado bíblico de principio es origen o aquello de lo cual algo procede. A diferencia de principios que son verdades básicas. Que ayudan a saber lo que Dios piensa y siente sobre algunas cosas. Estas también permiten tomar buenas decisiones. Haciendo lo que es correcto a los ojos del rey del universo.

Uso de la palabra principio en la Biblia

Cuando el creador dio inicio a la vida, comenzó en el principio con los ángeles, el primero fue su hijo amado Jesús. Quien lo ayudo como obrero maestro. A construir todas las demás cosas. Estos son seres espirituales que son invisibles. Es decir, que los humanos no pueden ver. Y viven junto a su padre en la región de arriba.

Luego vinieron los cielos y el planeta tierra. Al principio no se podía vivir en el mundo. Ya que solo había un gran océano de agua que cubría todo. Pero Dios quería que se pudiera vivir en ella. Por eso empezó a acondicionarla para las personas. Comenzó con darle luz propia, colocando el sol. De esta manera hubo día y noche.

Después hizo que el mundo subiera por encima del océano. Lo que permitió que creciera, hierba verde que cubrió el suelo. Así logro que nacieran toda clase de plantas y árboles. Sirviendo de alimentos y embellecer el paisaje. Luego hizo los peces para que nadaran y los pájaros para volar, también coloco animales grandes y pequeños.

A toda esta obra, la llamo Jardín de Edén, un lugar especial y perfecto. La intención era que este se extendiera por todas partes y las personas disfrutarán de buena salud, rodeados de seres queridos. En un principio ese era el propósito y como nuestro padre celestial no cambia se mantiene sus planes. Los cuales se cumplirá con total seguridad.

¿Desde qué otro punto de vista se utiliza la palabra principio?

Como el hombre fue lo primero que Jehová creo. Se le concedió una posición de prioridad con respecto al sexo femenino. Ella fue hecha de una costilla del varón. Por lo tanto, según el principio de la familia. El soberano universal desea que la mujer, este sujeta a su esposo. No usurpar su autoridad.

El cristiano casado debe ejercer esa jefatura con sabiduría. Amando a su cónyuge como se quiere a sí mismo. No ser tirano, sino seguir el ejemplo del hijo de Dios. Quien trato a la congregación con cariño y respeto. Además, cumplir con ser responsables en proveer lo necesario para su casa en sentido espiritual y físico.

Subir