Ordenar, orden significado bíblico

ordenar orden

Definición. El significado bíblico de ordenar, es arreglar o poner algo en hilera. La expresión orden, se usa de manera metafórica al disponer la compañía. Por ejemplo, en los tiempos antiguos se empleó para definir los puestos de combate de los cananeos.

De forma similar, la palabra ordenar aparece en las sagradas escrituras cuando se referencia a las batallas de Israel. Puesto que, se necesitaba seguir un orden específico que ayudara a los hombres a mantener cierta organización.

Por otra parte, en el libro de Job, apreciamos el término ordenar enfocado en las palabras. Mientras que el orden, también se asocia con la justicia, como lo vemos en Job 13:18 'He aquí ahora, si yo expusiere mi causa, Sé que seré justificado ante los ojos de Dios.'

Ordenar y la ley divina

Ordenar y el orden se asocia con la ley del Padre Celestial. Dado que, el Altísimo brinda una serie de reglas a los hombres para que no caigan en el pecado, en la oscuridad y en las tinieblas del desorden espiritual.

Dentro del Nuevo Testamento, se nos relata que Dios está a favor del orden y no de la confusión. Es por ello, que les indica a los apóstoles que sigan su soberanía y que se inclinen a ordenar sus almas para prepararse al Reino de los cielos.

En tanto que en el Viejo Testamento, se continúa con esta línea de orden cuando el Señor le pidió a Moisés que construyera un tabernáculo siguiendo reglas y normas que le ayudarían a llevar el plan a cabo de la mejor forma posible.

Orden espiritual

En la actualidad, debemos seguir respetando el orden que Dios establece. Es muy común que las personas tengan áreas de sus vidas que no se rijan en sus estatutos. Pero, si deseas ordenar tus prioridades, te darás cuenta que es más fácil alcanzar las promesas del Padre de lo que parece.

Así que, enfócate en ordenar y planear tu futuro con el firme propósito de pasar la eternidad en el cielo. Claro que, el orden implica disciplina, pero si reflexionas al respecto, te darás cuenta que las cosas requieren orden. Como, por ejemplo, si no limpiamos nuestra vivienda, todo se convertiría en un caos en el cual sería imposible convivir. Lo mismo ocurre si no fuéramos ordenados en el trabajo.

Entonces, esfuérzate en poner orden en tu vida y adquiere un compromiso espiritual que sea de total agrado ante los ojos del Creador.

Subir